Vitamina C | muwellness.com

Vitamina C

La vitamina C o ácido ascórbico fue descubierta formalmente en 1912 por los noruegos A. Hoist y T. Froelich; cierra el grupo de las vitaminas hidrosolubles junto con las B y es de gran importancia para el normal crecimiento y desarrollo de nuestro organismo. La identificación de su necesidad se remonta a 1747 cuando el cirujano naval escocés James Lind detectara que los cítricos combatían el escorbuto entre sus tripulantes. Es soluble en agua y extremadamente sensible a la acción de la luz, el oxígeno y el calor. Protege de la oxidación a la vitamina A y vitamina E, como así a algunos compuestos del complejo B (tiamina, riboflavina, acido fólico y acido pantoténico). Se absorbe en el intestino (concretamente en el duodeno) pasando de forma rápida a la corriente sanguínea. Los niveles máximos en el organismo se alcanzan a las dos o tres horas siguientes a su ingestión. El ácido ascórbico es el complemento más común en los Estados Unidos. El 40% de la población que ingiere suplementos vitamínicos, toma 1 gr o más de Vitamina C al día. Todos los seres humanos padecen un déficit de ácido ascórbico, o alguna modalidad de escorbuto subclínico, ya que el organismo humano no produce esta vitamina, por lo tanto, la ingestión suplementaria de Vitamina C mejora casi cualquier función orgánica, siendo un cofactor de varias reacciones enzimáticas vitales y, entre otras cosas, nos protege contra la oxidación. Se recomienda para tratar una gran variedad de enfermedades, incluido el cáncer y un amplio abanico de infecciones víricas. Cualquiera de nosotros precisa el ácido ascórbico y la cantidad necesaria se incrementa rápidamente cuando existe estrés o cualquier patología. Se ha descubierto que cuanto más grave sea la situación, más necesidad hay de Vitamina C.
 
Funciones que desempeña la vitamina C en el organismo
  • Resulta indispensable para la síntesis y el mantenimiento de las funciones de los tejidos de soporte (tejido conjuntivo, huesos, cartílagos, dentina).
  • Acelera el proceso de curación de las heridas y fracturas óseas.
  • Ayuda a prevenir o mejorar afecciones de la piel como eccemas o psoriasis.
  • La vitamina C puede considerarse un activador-regulador del metabolismo celular en el sentido más amplio, así como un estimulante de los mecanismos de defensa del organismo.
  • Es esencial para la síntesis o producción de hormonas y neurotransmisores.
  • Sus funciones principales se hallan relacionadas con su acción como agente antioxidante, e interviene en un gran número de reacciones de oxidorreducción, como, por ejemplo, la reducción de Hierro o el Ácido fólico y la oxidación de aminoácidos aromáticos.
  • Ayuda a la absorción del hierro no hémico en el organismo.
  • Conocida desde hace tiempo por su capacidad de prevenir el escorbuto cuando se toma en dosis de 50 mg diarios.
  • Ayuda a fabricar hormonas adrenocorticales, polisacáridos y colágeno.
  • Combate el estrés emocional y medioambiental.
  • Protege el sistema circulatorio de los sedimentos grasos.
  • Disminuye los niveles de tensión arterial.
  • Ayuda a combatir las enfermedades víricas y bacterianas.
  • Puede ayudar a evitar la formación de agentes cancerígenos como las nitrosaminas.
  • Ayuda a disminuir el colesterol.
  • Ayuda a reducir los niveles de histamina mejorando con ello la sintomatología alérgica.
  • Ayuda en la desintoxicación del Cadmio, el Mercurio, el Plomo y el DDT.
  • Puede ayudar a mejorar la respuesta del sistema inmunitario. Su capacidad antioxidante hace que esta vitamina elimine sustancias toxicas del organismo, como por ejemplo los nitritos y nitratos presentes en productos cárnicos preparados y embutidos. Los nitratos y nitritos aumentan la probabilidad de desarrollar cáncer.
  • Puede ayudar en los tratamientos de la artritis y del reuma.
  • El consumo de tabaco causa en el organismo una mayor necesidad de vitamina C.
  • Mejora la calidad de los espermatozoides en los hombres adictos al tabaco.
  • Puede ayudar a las personas que padecen Parkinson.
  • Mejora la visión y ejerce función preventiva ante la aparición de cataratas o glaucoma.
  • Reduce las complicaciones derivadas de la diabetes tipo II.
  • Aumenta la producción de estrógenos durante la menopausia, en muchas ocasiones esta vitamina es utilizada para reducir o aliviar los síntomas de sofocos y demás.
  • Mejora el estreñimiento por sus propiedades laxantes.
Su déficit puede provocar:
  • Debilidad del sistema inmune.
  • Retraso en la cicatrización de las heridas.
  • Mayor agresividad en los síntomas alérgicos.
  • Mayor facilidad para contraer infecciones.
  • Malas digestiones.
  • Dificultades respiratorias. Asma.
  • Escorbuto. Se da en deficiencias muy graves de dicha vitamina.
  • Encías sangrantes.
  • Inflamación de las articulaciones.
  • Fatiga.
  • Alteraciones en la piel.
  • Debilidad.
  • Mala calidad en los espermatozoides de los hombres adictos al tabaco.
  • Sangrado nasal (epistaxis).
  • Anemia.
  • Esmalte dental debilitado.
  • Hematomas espontáneos.
  • Diabetes.
Causas que favorecen su deficiencia:
  • El tabaco. Cada cigarrillo destruye entre 25 y 100 mg. de vitamina C.
  • El abuso de la aspirina.
  • El abuso de antibióticos.
  • El abuso de cortisona.
  • El abuso de tranquilizantes.
  • El uso continuado de anticonceptivos.
  • Tensiones físicas abusivas.
  • Alteraciones emocionales importantes.
  • El consumo abusivo de alcohol.
  • El consumo de aceites rancios.
  • La inhalación del humo procedente de la combustión del petróleo.
  • La intoxicación por plomo.
  • La intoxicación por aluminio.
  • La intoxicación por cadmio.
  • La intoxicación por cobre inorgánico.
  • Las enfermedades infecciosas.
  • Embarazo y lactancia.
  
Frutos de Escaramujo (uno de los alimentos más ricos del mundo en vitamina C).
 
Precauciones y datos a tener en cuenta:
  1. Aunque no es imprescindible se recomienda comenzar los tratamientos con dosis bajas y posteriormente ir incrementándolas dependiendo de la tolerancia de la persona.
  2. La vitamina C se oxida rápidamente y por tanto requiere de cuidados al momento de exponerla al aire, calor y agua. Por tanto cuanto menos calor se aplique, menor será la pérdida de contenido. Las frutas envasadas por haber sido expuestas al calor, ya han perdido gran contenido vitamínico, lo mismo ocurre con los productos deshidratados. En los jugos, la oxidación afecta por exposición prolongada con el aire y por no conservarlos en recipientes oscuros.
  3. La vitamina C ayuda a absorber el hierro, por lo tanto cuando llevemos a cabo una alimentación contra la anemia, o carencia de hierro, sería conveniente tomar vitamina C, de esta manera la biodisponibilidad del hierro se ve enormemente aumentada.
  4. Se sugiere a las personas fumadoras que ingieran 35 mg/día adicionales de vitamina C a lo sugerido a personas no fumadoras.
  5. También se sugiere que cumplan con el requerimiento diario de vitamina C, quienes son fumadores pasivos, o personas regularmente expuestas al humo del cigarro/cigarrillos.
Seguridad y toxicidad:
Es poco probable que exista una intoxicación por ácido L-ascórbico, puesto que es un compuesto hidrosoluble y los excesos son eliminados a través de la orina. Pero si la dosis diaria supera los 2000 mg/día de forma sostenida en el tiempo pueden aparecer:
  • Diarreas.
  • Escozor al orinar.
  • Picor e irritación en la piel.
  • Alteraciones importantes de la glucosa en diabéticos.
  • Insomnio.
  • Exceso en la absorción de hierro.
  • Formación de cálculos de oxalato y úrico.
Nutrientes sinérgicos:
Estos son algunos de los elementos que pueden potenciar los efectos beneficiosos de la vitamina C:
  • Calcio.
  • Magnesio.
  • Complejos de vitaminas y minerales.
  • Complejo de bioflavonoides.
Enfermedades en las que su uso es recomendable:
  • Traumatología/Reumatología: Artritis. Artrosis. Esguinces. Espondiloartritis anquilosante. Lumbago. Luxaciones/Dislocaciones. Osteoporosis. Oncología ósea. Raquitismo. Reumatismo. Sinovitis tóxica. Tendinitis.Tortícolis. Trastornos de la dentición.
  • Aparato Respiratorio/Neumología y ORL: Afonía. Alergias respiratorias. Amigdalitis. Asma. Bronquitis. Bronquiectasia. Catarro. Enfisema pulmonar. Faringitis. Insuficiencia respiratoria. Neumonía. Pulmonía. Resfriados. Rinitis. Sinusitis. Tos. Tuberculosis.
  • Aparato Digestivo: Dispepsia (digestiones lentas y difíciles). Estreñimiento.
  • Estomatología: Aftas. Encías sangrantes. Gingivitis. Piorrea.
  • Dermatología: Acné. Eccemas. Dermatitis atópica. Herpes. Psoriasis.
  • Trastornos del metabolismo: Colesterol. Triglicéridos. Diabetes tipo II.
  • Sistema Circulatorio: Flebitis. Piernas cansadas. Úlceras varicosas. Varices.
  • Sistema Nervioso: Estrés. Insomnio.
Protocolos de la Terapia Clark que la incluyen:
Otras patologías, síntomas y casos en los que su uso está indicado:
  • Alcoholismo.
  • Alergias.
  • Alzheimer.
  • Anemia.
  • Cáncer.
  • Cicatrización de las heridas.
  • Deportistas.
  • Enfermedades degenerativas.
  • Epistaxis.
  • Escorbuto.
  • Fiebre.
  • Hiprtensión arterial.
  • Infecciones.
  • Infertilidad masculina.
  • Intoxicaciones medicamentosas y/o químicas.
  • Menopausia.
  • Parkinson.
  • Tabaquismo.
Ir al protocolo de apoyo inmune de la Dra. Clark 
Bote de Escaramujo recién molidos en cápsulas. Cada
cápsula contiene 500 mg de frutos. Disponible en la tienda online.
 
      
 
 
Referencias y bibliografía:
  1. Padayatty S, Katz A, Wang Y, Eck P, Kwon O, Lee J, Chen S, Corpe C, Dutta A, Dutta S, Levine M (2003). Vitamin C as an Antioxidant: evaluation of its role in disease prevention. J Am Coll Nutr 22 (1):  pp. 18–35. PMID 12569111. 
  2. Vitamin C. Food Standards Agency (UK).
  3. Vitamin C (Ascorbic Acid). University of Maryland Medical Center (abril 2002).
  4. Higdon, Jane, Ph.D. Vitamin C. Oregon State University, Micronutrient Information Center.
  5. Wilson LG. The Clinical Definition of Scurvy and the Discovery of Vitamin C. J Hist of Med. 1975.
  6. Challem, JJ, Taylor, EW. 1998. Retroviruses, ascorbate, and mutations, in the evolution of Homo sapiens. Free Radical Biology and Medicine. 25(1):130-132.
  7. Benhegyi, G. 1997. Ascorbate metabolism and its regulation in animals. Free Radical Biology and Medicine. 23(5):793-803.
  8. Stone I. 1979. Homo sapiens ascorbicus, a biochemically corrected robust human mutant. Medical Hypotheses. 711-721
  9. Vitamin C biosynthesis in prosimians: Evidence for the anthropoid affinity of Tarsius. J. I. Pollock 1, R. J. Mullin. American Journal of Physical Anthropology. 1986. Volume 73 Issue 1, Pages 65 – 70. Published Online: 3 de mayo 2005: Digital Object Identifier (DOI) 10.1002/ajpa.1330730106. [Consultado 15/05/2012].
  10. Vitamin and mineral requirements in human nutrition, 2ª ed. World Health Organization (2004).
  11. Higdon, Jane. Linus Pauling Institute Recommendations. Oregon State University.
  12. Roc Ordman. The Scientific Basis Of The Vitamin C Dosage Of Nutrition Investigator. Beloit College..
  13. Vitamin C Infectious Diseases, & Toxins. Xlibris. 2002. ISBN 1401069630. Chapter 5: Vitamin C optidosing.
  14. How to Live Longer and Feel Better. W. H. Freeman and Company. 1986. ISBN 0-380-70289-4. 
  15. Cathcart, Robert (1994). Vitamin C, Titrating To Bowel Tolerance, Anascorbemia, and Acute Induced Scurvy. Orthomed. [Consultado 16/05/2012].
 ¿Por qué elegir suplementos testados?
La eminente investigadora Hulda Clark ha analizado durante años cientos de suplementos alimenticios detectando hongos, metales pesados, solventes y otros tóxicos en la mayoría de ellos. Por tanto es muy arriesgado usar suplementos alimenticios si no los hemos analizado nosotros mismos con el Syncrómetro (aparato diseñado por la Dra. Clark) o proceden de una fuente segura. Resulta preferible no tomar ningún suplemento que tomar suplementos contaminados: además de tirar el dinero estás dañando tu salud. Ampliar información