Tóxicos / Contaminantes | muwellness.com

Tóxicos / Contaminantes

Amianto (asbestos)
Estamos familiarizados con el asbesto transportado por el aire, de hecho, se han hecho grandes esfuerzos para quitarlo de nuestros edificios (España prohibió su uso en 2002). Pero esta fuente de exposición es menor comparada con las enormes cantidades de amianto que comemos diariamente. En concreto se detecta en: café (puede eliminarse con el filtrado), arroz (lavar y desaguar 3 veces), fruta y vegetales enlatados (imposible de quitar), pasas, alforfón, kamut, avena, quinoa, mijo, semillas de girasol, frutos secos (sólo en la cáscara, quitar las pieles marrones), patatas rojas y blancas (empapar un par de veces en agua caliente y pelar), azúcar (y por ello en todos los alimentos azucarados), miel comercial (imposible de quitar, no en la miel artesanal), agua potable y verduras y frutas no ecológicas. Los colorantes azoicos, amianto y lantánidos se encuentran siempre juntos en las frutas y verduras no ecológicas, lo cual sugiere que el rociado de alimentos sería la principal fuente. Por otro lado, las frutas y verduras mojadas (recién rociadas) pueden captar mucho más amianto de las cintas transportadoras. Otras fuentes importantes de amianto son: secadora de la ropa (en las correas de transmisión), secador del pelo (desprende amianto que va directamente a los pulmones) y algunos gimnasios (en las zonas donde se usan muchas máquinas para correr). El amianto también se detecta en el agua potable ya que lo contiene el desinfectante clorado no apto para el consumo (clorox) que se le añade.
 
Imagen 1 – Aguja microscópica de amianto.  El macrófago, glóbulo blanco que pretendía 
fagocitarla, se lacera y se rompe librando su contenido en el tejido que lo rodea.
 
Los glóbulos blancos comen rápidamente las fibras amianto para proteger órganos vitales donde serían realmente peligrosas. Cuando el amianto se acumula, los lisosomas se dañan soltando la ferritina y hierro que contienen. De algún modo, la ferritina alcanza la superficie de las células y cubre sus receptores. En estas condiciones nuestros glóbulos blancos no pueden reconocer bacterias, virus, toxinas (ni siquiera a sus vecinos 'amigos'). Tampoco pueden descargar su carga tóxica en las vías de la excreción correspondientes. Fatalmente la inmunidad se reduce. Según la Dra. Clark, el amianto es uno de los 4 principales inmunodepresores, junto con el benceno, PCBs y lantánidos.
 
Fibras de vidrio
Es muy difícil librarse de las fibras de vidrio. Este material se utiliza como aislante en los conductos de aire acondicionado, como aislante de techos y paredes, en calentadores de agua, estufas, hornos y algunos otros aparatos. A veces se usa amianto que desarrolla las mismas funciones y se comporta en el organismo de la misma forma que las fibras de vidrio. Estos materiales son mucho más difíciles de eliminar del organismo que cualquier otro compuesto. El cuerpo, al detectar esos dos agentes extraños y no poder eliminarlos, los envuelve formando quistes. Hágalos eliminar de su casa tanto si están en las paredes como en el calentador de agua o conductos del aire acondicionado, incluso en el horno...