Mitos y verdades de la soja | muwellness.com

Mitos y verdades de la soja

Juego sucio
La mayoría de afirmaciones de salud respecto la soja son falsas; impulsadas por un marketing agresivo destinado a vender en masa. El 94% de la soja cultivada en los Estados Unidos se encuentra genéticamente modificada, lo que literalmente garantiza que ud. está consumiendo soja genéticamente modificada al comprar productos de soja y alimentos procesado que contienen derivados de soja. Los alimentos transgénicos presentan sus propios riesgos de salud, incluyendo trastornos hormonales y problemas de fertilidad, añadidos a los derivados de la propia soja.  La soja puede presentarse escondida bajo una gran variedad de diferentes nombres, incluyendo, soya, soja, mono-diglicerido, yuba, TSF (harina de soja texturizada) TSP (proteína de soja texturizada), TVP (proteína vegetal texturizada), lecitina y MSG. Los aislados de proteína de soja se pueden encontrar en las barras de proteína, licuados de proteína, agua de frutas embotellada, sopas y salsas, análogos de carne, productos horneados, cereales y suplementos alimenticios. Este nocivo ingrediente ha sido vinculado con varias condiciones como disminución del libido, infertilidad y disfunción eréctil.
 
Mito 1: El uso de la soja como alimento empezó hace muchos miles de años.
Verdad: La soja fue recién introducida como alimento durante la tardía dinastía Chou (1134-246 AC), y sólo después que los chinos aprendieron a fermentar los frijoles de soja para hacer alimentos como tempeh, natto y tamari (salsa de soja).
 
 Los únicos alimentos de soja saludables son los productos 100% ecológicos de soja fermentada tradicionalmente como es el caso del tempeh, miso y natto. El resto (lo cual incluye el tofu) sea ecológico o transgénico es perjudicial para la salud. 
 
Mito 2: Los asiáticos consumen grandes cantidades de alimentos producidos con soja.
Verdad: El consumo promedio de soja en China es de 10 gramos (cerca de 2 cucharitas) por día, y hasta 60 gramos en partes de Japón. Los asiáticos consumen alimentos preparados con soja en pequeñas cantidades (como condimento), y no como un sustituto de alimentos de origen animal.
 
Mito 3: Los alimentos modernos de soja proveen los mismos beneficios para la salud que los alimentos tradicionales de soja que eran naturalmente fermentados.
Verdad: La mayoría de los productos modernos de soja no son fermentados y, por lo tanto, no neutralizan las toxinas presentes en los frijoles de soja. Además, son procesados de tal forma que la proteína es desnaturalizada, lo cual aumenta el nivel de carcinógenos.
Mito 4: Los alimentos de soja proveen de proteína completa.
Verdad: Como todas las leguminosas, el fríjol de soja es deficiente en aminoácidos que contienen sulfuro. Adicionalmente, el procesamiento moderno desnaturaliza la frágil lisina.
 
Mito 5: Los alimentos preparados con soja fermentada proveen de vitamina B12 en dietas vegetarianas.
Verdad: El compuesto que se asemeja a la vitamina B12 en la soja no puede ser utilizado por el cuerpo humano; de hecho, alimentos de soja hacen que el cuerpo requiera de más vitamina B12.
 
Mito 6: La fórmula para infantes hecha a base de soja no es peligrosa.
Verdad: Los alimentos hechos a base de soja contienen sustancias como tripsina que inhiben la digestión de proteínas y afectan la función pancreática. En estudios con animales, las dietas altas en tripsina condujeron a un retardo en el crecimiento y a desórdenes pancreáticos. Los alimentos hechos a base de soja también incrementan la necesidad del cuerpo de vitamina D, necesaria para huesos fuertes y crecimiento normal. El ácido fítico en el fríjol de soja resulta enuna biodisponibilidad reducida de hierro y zinc, requeridos para la salud y desarrollo del cerebro y el sistema nervioso. La soja carece también de colesterol, esencial para el desarrollo del cerebro y del sistema nervioso. Por otro lado las grandes cantidades de fitoestrógenos en la fórmula de soja han sido relacionadas con desarrollo sexual prematuro en niñas y trastornos de aprendizaje en niños como síndrome de défcit de atención con hiperactividad.
 
Si piensas quedarte embarazada evita la soja
La soja produce infertilidad. La genisteína, una isoflavona abundante en la soja, afecta la motilidad del esperma. Incluso pequeñas dosis del compuesto en el tracto femenino podría destruir el esperma, imposibilitando la concepción. 

Huye de la soja durante el embarazo
Los estrógenos de las plantas, como los encontrados en la soja, tienen profundos efectos perjudiciales sobre el desarrollo del feto. La exposición a químicos estrogénicos durante el embarazo o durante la infancia tiene el potencial de afectar negativamente la fertilidad de las mujeres al llegar a su edad adulta, y aumenta el riesgo de cáncer de mama. 

No alimentes a tu bebé con fórmulas derivadas de la soja
Si alimentas a tu bebé con fórmula de soja es como si les dieras de cuatro a cinco píldoras anticonceptivas de estrógeno todos los días. Los bebés alimentados con fórmula de soja tienen hasta 20.000 veces la cantidad de estrógeno en circulación, comparados con bebés alimentados con otras fórmulas. Aparte de los disruptores endocrinos nocivos, la formula de soja puede contener niveles potencialmente peligrosos de aluminio y manganeso: 1.000% más de aluminio que las fórmulas convencionales a base de leche y 80 veces más manganeso que la leche materna. Ambos metales disminuyen el coeficiente intelectual. También pueden causar daño cerebral en los bebés.
La #soja contiene toxinas naturales conocidas como anti-nutrientes: saponinas, sojatoxina, fitatos, inhibidores de próstata, oxalatos y más. Algunos de estos compuestos interfieren con enzimas cruciales necesarias para digerir las proteínas. Si bien una pequeña cantidad de anti-nutrientes no es susceptible a ocasionar problemas, el consumo actual de soja es extremadamente alto.
 
Mito 7: Los alimentos hechos a base de soja pueden prevenir la osteoporosis.
Verdad: Los alimentos hechos a base de soja pueden causar deficiencias en calcio y vitamina D, ambos necesarios para tener huesos saludables. El calcio proveniente de caldos preparados con huesos, y la vitamina D proveniente de mariscos, manteca de cerdo y órganos, son los que previenen de osteoporosis a la población en Asia; no la soja.
 
Mito 8: Los alimentos modernos hechos a base de soja protegen contra varios tipos de cáncer.
Verdad: Un informe del gobierno británico concluyó que existe poca evidencia de que los alimentos de soja protejan contra el cáncer de pecho u otra forma de cáncer. De hecho, la soja puede aumentar el riesgo de cáncer.
 
Mito 9: Los alimentos hechos a base a soja protegen contra enfermedades del corazón.
Verdad: En algunas personas el consumo de soja reduce su colesterol, pero no existe evidencia de que al reducirse el colesterol se reduzca el riesgo de tener enfermedades del corazón.
 
Mito 10: Los estrógenos de la soja (isoflavonoides) son buenos para usted.
Verdad: Los isoflavonoides de la soja interfieren con el funcionamiento endocrino. Pueden prevenir la ovulación y estimular el crecimiento de células cancerígenas. El consumir sólo 30 gramos (como 4 cucharadas) de soja al día puede resultar en hipotiroidismo con síntomas de letargo, estreñimiento, aumento de peso y fatiga.
 
 
Mito 11: Los alimentos a base de soja son seguros y beneficiosos para mujeres que se encuentran en sus años postmenstruales.
Verdad: Los alimentos a base de soja pueden estimular el crecimiento de tumores dependientes de estrógeno y causar problemas en la tiroides. Un funcionamiento pobre de la tiroides está asociado con dificultades en la menopausia.
 
Mito 12: Los fitoestrógenos en la soja mejoran la habilidad mental.
Verdad: Un estudio reciente encontró que las mujeres con elevados niveles de estrógeno en la sangre tenían menores niveles cognitivos; el consumo de tofu en los japoneses-americanos de edad media está asociado con la ocurrencia de la enfermedad de Alzheimer cuando envejecen.
 
Mito 13: Los isoflavonoides y la proteína aislada de la soja tienen una condición G.R.A.S. (Generalmente Reconocido como Seguro, por sus siglas en inglés), lo que significa que se les reconoce como productos seguros. 
Verdad: Recientemente, Archer Daniels Midland retiró una aplicación del FDA (Agencia Reguladora de Alimentos en EE.UU.) en la que solicitaba una condición “G.R.A.S.” para los isoflavonoides de la soja, debido a la reacción de protesta de parte de la comunidad científica. El FDA jamás aprobó una condición “G.R.A.S.” para la proteína aislada de la soja, debido a la preocupación que existe respecto a la presencia de toxinas y carcinógenos en la soja procesada.
 
Mito 14: La soja es buena para su vida sexual.
Verdad: Numerosos estudios con animales han mostrado que los alimentos a base de soja causan infertilidad en los animales. El consumo de soja promueve el crecimiento de pelo en los hombres de edad media, lo que indica menores niveles de testosterona. El tofu era consumido por los monjes budistas para reducir el libido.
 
Mito 15: Los frijoles de soja son buenos para el medio ambiente.
Verdad: La mayoría de los frijoles de soja que se cultivan en los EE.UU. están genéticamente manipulados para permitir que los granjeros puedan utilizar mayores cantidades de herbicidas, incrementando la emisión de toxinas.
 
Mito 16: Los frijoles de soja son buenos para las naciones en desarrollo.
Verdad: En los paises del tercer mundo, los frijoles de soja reemplazan a los cultivos tradicionales, dándole así las ganancias a las compañías multinacionales en lugar de dárselas a la población local.
 
 
Aunque no consumamos soja directamente, este producto se esconde detrás de la mayoría de los alimentos procesados bajo la denominación de proteína, aceites y grasas vegetales, emulgentes (lecitina-E322), mono y diglicéridos de ácidos grasos (E471). Por otro lado, la mayoría del ganado se alimenta con pienso a base de soja, dado su bajo coste. La mayoría de la soja que se comercializa, excepto la procedente de cultivos ecológicos, es transgénica.
 
Años después de haber dejado de comer #soja transgénica, podrías continuar teniendo en tus intestinos una proteína potencialmente alergénica. Alarmante estudio ruso advierte sobre el potencial de la soja transgénica para provocar infertilidad en futuras generaciones huff.to/9okWIZ 
 
• Limpiezas de la Dra. Hulda Clark