TDAH (Déficit de Atención con Hiperactividad)

Los tóxicos que implican mayor factor de riesgo para el TDAH son el plomo, mercurio, PCBs, manganeso, solventes y nicotina. El plomo es una neurotoxina muy estudiada que puede causar problemas de comportamiento, aprendizaje y dificultades en el uso del lenguaje. También se lo relaciona con infertilidad y abortos. Las mujeres embarazadas y los niños son particularmente vulnerables porque este metal atraviesa fácilmente la placenta y, desde allí, pasar al cerebro del feto interfiriendo con su desarrollo. El mercurio es otro neurotóxico que afecta al desarrollo neuro-conductudal de los niños pudiendo provocar disminución del cociente intelectual, cambios de personalidad, falta de coordinación, pérdida de memoria y temblores. El manganeso parece estar asociado directamente con la hiperactividad. Los bifenilos policlorados (PCBs) –compuestos procedentes de la fabricación de aislantes eléctricos y pinturas incorporados en la cadena alimentaria– son rápidamente absorbidos por nuestro cuerpo y pasan a acumularse en el sistema nervioso central. La intoxicación por PCB-153 y PCB-180 en el vientre materno ocasiona daño fetal, alteraciones del crecimiento intrauterino, fontanelas persistentes (zonas blandas en el cráneo), retraso mental y pigmentación de mucosas y piel. En cuanto a los efectos sobre el desarrollo neurológico en adolescentes y adultos, según muchos estudios, se observa un deterioro de la atención y lentitud de reacción provocadas por una disminución de los niveles cerebrales de dopamina (hormona y neurotransmisor vinculado al comportamiento, cognición, actividad motora, motivación, recompensa, sueño, humor, atención y aprendizaje).
 
Se ha demostrado que la exposición fetal a la nicotina constituye un factor de riesgo. El bajo peso al nacer es una característica típica de los niños con exposición prenatal a la nicotina. El tabaquismo materno o la inhalación de humo de tabaco de 'segunda mano' afecta el funcionamiento placentario –lo que puede derivar en hipoxia y malnutrición fetal. Además, los componentes tóxicos del humo del tabaco (nicotina, arsénico, polonio, cadmio, benceno, tolueno, etc.) afectan directamente y de forma negativa al desarrollo cerebral del feto causando, entre otros, la alteración de las catecolaminas; neurohormonas que se vierten al torrente sanguíneo que incluyen la adrenalina, la noradrenalina y, nuevamente, la dopamina.
 
Por otra parte, según una investigación publicada en la revista oficial de la Asociación Americana de Pediatría, los pesticidas organofosforados (cuya principal vía de exposición es la comida no ecológica) incrementan el riesgo de sufrir Déficit de Atención con Hiperactividad. Los niños con niveles más altos de alguno de estos compuestos (siendo el dimetril triofosfato el más común) llegaban a tener prácticamente el doble de posibilidades de sufrir TDAH. Otros compuestos que pueden estar implicados son: Bioaletrina, Clorpirifos, Cipermetrina, DDT, DDE (metabólito de degradación del famoso DDT), Deltametrina, Diazinón, PBDE, Piretrinas/Piretroides, Tricloroetileno (TCE), Etanol, Tributilestaño y Flúor. El deterioro cognitivo en los niños puede ocurrir como resultado de la exposición en el útero o en la primera infancia durante el desarrollo cerebral. Los estudios metabólicos han demostrado que los niños absorben más manganeso que los adultos. El manganeso se detecta en buena parte de las fórmulas nutricionales para bebés y en algunas leches en polvo enlatadas (junto con el aluminio y bisfenol A). Por otro parte, todas las marcas convencionales de chocolate testadas han dado positivo en plomo. Contrariamente a lo que cabría esperar, los efectos del plomo sobre el IQ son no-lineales y proporcionalmente mayores a bajas concentraciones.
 
Ritalín: Cuando el remedio es (de lejos) peor que la enfermedad
Hoy el TDAH repres
enta entre el 20% y el 40% de las consultas en los servicios de psiquiatría infanto-juveniles. El Ritalín, Ritaline, Concerta o Rubifén (nombres comerciales del metilfenidato; medicamento prescrito para el TDAH) presenta numerosos efectos secundarios. Destacamos: 1/ Daños en el sistema cardiovascular: arritmia, taquicardia, dolor en el pecho, palpitaciones e hipertensión. 2/ Desórdenes gastrointestinales: pérdida de apetito, náuseas, dolor abdominal, vómitos, sequedad de boca, estreñimiento, diarrea, etc. 3/ Desórdenes en el sistema endocrino: disfunción de la pituitaria, disminución de la hormona de crecimiento y prolactina, retraso o supresión del crecimiento, pérdida de peso, etc. 4/ Daño en el sistema nervioso central: convulsiones, confusión, agitación, ansiedad, irritabilidad, nerviosismo, llantos fáciles, pensamientos suicidas, depresión emocional, depresión psicótica, depresión maníaca, eufória, disforia, tics nerviosos, discinesia (movimientos nerviosos involuntarios) e, irónicamente, empeoramiento de los síntomas del TDAH. Sin comentarios.

En el curso de los años 1990 – 2000, la FDA recibió más de 4400 denuncias en relación a los efectos secundarios del Ritalín hasta el punto que el 28 de Junio del 2005, exigió que se modificaran las menciones sobre los fármacos a base de metilfenidato para que los consumidores supiesen claramente que este medicamento podía provocar –literalmente– 'incidentes psiquiátricos como alucinaciones visuales, pensamientos suicidas, comportamiento psicótico, agresividad y comportamiento violento'.
 
OTRAS MEDIDAS
  • Dieta Hipotóxica. Desparasitación herbal según la edad (consultar tabla en las Instrucciones).
  • Magnesio (600 mg al día) y Aceite de krill (2-4 cápsulas al día).
  • Varios estudios muestran los efectos beneficiosos de los Omega 3 en casos de Deficiencia de Atención y/o Hiperactividad. El pescado contiene Omega 3 pero se desaconseja su ingesta al estar contaminado con mercurio y otros tóxicos. Para cubrir las necesidades de Omega 3 suplemente con 2 perlas de Aceite de krill.
  • Haga que su hijo beba un vaso de agua ozonizada al día fuera de las comidas.
  • Los niños con TDAH tienen menos enzimas ligadas a procesos de eliminación de tóxicos. Suplemente con Enzimas Digestivas (2, 2, 2). Añadir Pepsina (1, 1, 1) si no se observa mejoría en un plazo de 28-35 días.
  • La Tirosina es la encargada de sintetizar la adrenalina, noradrenalina y dopamina. Si existiera deficiencia, suplementar con dicho aminoácido.
  • Apague la opción wifi de su módem y vuelva al internet por cables. Teste los niveles de radiación y contaminación electromagnética de su hogar.