Tóxicos / Contaminantes

Seis vacunas (polio, hepatitis A y B, tos ferina, difteria y tétanos) contienen Formaldehído tóxico, un conservante  inmunosupresor y potencialmente cancerígeno.
Formaldehído
Al formaldehído se lo relaciona con múltiples afecciones como: leucemia (en adultos), dermatitis por contacto y alérgica, cáncer nasofaríngeo, desórdenes auto-inmunes (anticuerpos ANA, anti-ADN, etc.), aborto espontáneo, trastornos en la menstruación, edema pulmonar, reducción de la fertilidad femenina, cirrosis, porfiria, cáncer de pulmón, melanoma (cáncer de piel), síndrome nefrótico, cáncer de páncreas y cáncer sinusoidal. Las fuentes más importantes de formaldehído son: humo de tabaco de segunda mano, alfombras (menos las que se pueden lavar), muebles acolchados o de goma-espuma, entablado de la pared, ropa nueva (lavar antes de usar) y almohadas nuevas. También muchos cosméticos contienen liberadores de formaldehído. Si su habitación está sobre el garaje o frente un parking, cámbiese de habitación. Después de haber limpiado su entorno, ayude a sus pulmones a restablecerse de los daños del fromaldehído con 500 mg de Taurina y 500 de L-Cisteína 2 veces al día durante tres semanas como mínimo.