Plantas legales prohibidas (aún) en España

Una situación irregular e incomprensible
Por orden del Ministerio de Sanidad y Consumo, el 28 de Enero del 2004 se prohibió la comercialización de un total de 197 plantas medicinales por 'razón de toxicidad'. Algunas de estas plantas (completamente legales fuera de nuestras fronteras), no sólo son imprescindibles en muchos casos para poder efectuar tratamientos naturópatas efectivos (en casos en los que la medicina alopática no ofrece soluciones) sino que son completamente seguras en la dosis adecuada y con el asesoramiento de un profesional. Esta orden, que puede consultar aquí, fue derogada hace más de 3 años por una sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (Bruselas). Dicha sentencia fue ratificada posteriormente por la Audiencia Nacional Española. Sin embargo, aún hoy (2012) el Ministerio de Sanidad no ha publicado en el BOE su derogación oficial, continuando vigente una orden que que según Bruselas incumple las normas comunitarias de libre circulación de mercancías. Una situación atípica y completamente irregular que no podría entenderse en otros países de la unión –en los que una condena por parte del Tribunal de Justicia supone la derogación legislativa a los pocos meses.
 
Lechuga Silvestre
La Lechuga Silvestre es apreciada sobre todo por sus efectos calmantes y relajantes. Actúa de forma similar al opio, pero a diferencia de éste carece de efectos secundarios y no crea dependencia. Es un remedio valioso contra el insomnio, nerviosismo, ansiedad, palpitaciones y excitación (especialmente en niños) así como otras manifestaciones de un sistema nervioso hiperactivo. Ayuda a conciliar el sueño y, de hecho, es onirógena (produce muchos sueños y sueños lúcidos). Como antiespasmódico puede ser usada como parte de un tratamiento para cualquier tipo de tos (especialmente la tosferina). También alivia dolores musculares relacionadas con el reumatismo y las cólicas en los intestinos y en el útero, por lo que puede usarse en caso de dismenorrea. Su uso moderado, aunque sea durante mucho tiempo, es completamente seguro. Sin embargo, sólo a altas dosis, la Lactuca Virosa es tóxica y tiene efectos anafrodisíacos (reducción del apetito sexual).
 

Si no encuentra la planta podemos ofrecerle su homeogarfía (pero no es tan potente).

Archivos adjuntos: