Patógenos

Clostridium
Las Clostridium son bacterias anaeróbicas. Esto significa que son muy primitivas (ni siquiera toleran el oxígeno). Para sobrevivir han desarrollado mecanismos inteligentes con el fin de evitar el oxígeno. Por ejemplo, pueden vivir con bacterias que consumen el oxígeno alrededor de ellas, en el interior de parásitos que las abrigan del oxígeno o incluso en la comida enlatada si se les ha permitido entrar durante el proceso de fabricación (el botulismo es causado por Clostridium Botulinum). También pueden vivir en el fondo de heridas profundas, como pinchazos, donde el oxígeno no entra porque la circulación es mala (el tétanos está causado por Clostridium Tetani). Si el oxígeno aparece de repente, construyen cápsulas alrededor de ellas, como una armadura, sobreviviendo hasta que el ambiente anaeróbico les vuelva a ser favorable.

Comentario de la Dra. Clark: La presencia de bacterias Clostridium en nuestros intestinos es considerada normal por la medicina. Sin embargo, el Syncrómetro no las detecta en los niños (éstos en su lugar poseen bacterias Bífidus). Claramente tras algún tiempo de crecimiento, las Bifidus desaparecen y las Clostridium las reemplazan.
Según envejecemos, el colon se vuelve más anaerobio porque, por lo general, se hace más inactivo con el paso de los años. De este modo las Clostridium se convierten en un miembro permanente de nuestra flora intestinal. Ningún antibiótico, ningún cambio de dieta, ningún Lactobacillus suplementario o bacterias Bifidus tomados como suplemento pueden limpiar las Clostridiums de la localización intestinal. Sólo una sustancia que se encuentra naturalmente en nuestro estómago puede desterrarlos. Se trata de la Betaína, junto con el ácido clorhídrico. Ninguna por sí sola es completamente eficaz.
 
RECETA Eliminación de Clostridiums:
  • Betaína HCL. Tomar 1-3 cápsulas con las comidas.
  • Ácido clorhídrico (al 5%) 15 gotas revueltas con los alimentos. No superar las 45 gotas al día. No poner directamente en la boca porque dañaría el esmalte de los dientes con el hábito.
  • Otro excelente producto usado por la Dra. Clark para matar Clostridiums es el aceite esencial de orégano.
Los rellenos dentales, si son aplicados imperfectamente, crean una grieta entre el diente y el relleno que crea el hábitat perfecto para la proliferación de Clostidiums y otros anaerobios. Los dientes muertos también invitan las Clostridium. El mejor modo de matar la Clostridia de los dientes es cepillárselos 3 veces al día con aceite de orégano, que es un penetrante y antiséptico natural. Lea como hay que hacerlo aquí. En casos graves es necesaria la extracción de los dientes infectados para que las Clostidium desaparezcan por completo (ya que de otra forma se convierten en un foco constante de reinfestación). Dice la Dra. Clark: Su cuerpo sentirá un alivio increíble cuando los dientes Clostridium-infectados desaparezcan. La gente describe esto como quitarse un gran peso de encima. El efecto es similar al de quitarse una espina que estaba profundamente incrustada.