Obesidad, sobrepeso y problemas para adelgazar

 
Bajar de peso sin aplicar ningún cambio nutricional es posible eliminando los parásitos del cuerpo.
 
Parásitos que controlan el hipotálamo rigiendo por ti qué y cuándo comer y virus que causan obesidad: http://goo.gl/5dq3nF  Más información sobre parásitos 
Los factores de riesgo de obesidad podrían no ser sólo los que convencionalmente nos dicen, como la mala alimentación o el sedentarismo. Sustancias tóxicas como los ftalatos, bisfenol A, tributil estaño, hexaclorobenceno y PCBs, así como el DDT y otros pesticidas, entre muchas más sustancias al igual que las parasitosis, podrían tener que ver, en mayor o menor medida, con la epidemia de obesidad que se crece y crece en el mundo sin que nada la frene.
 
En el planeta habría hoy en torno a 1.000 millones de personas con sobrepeso y unos 300 millones con obesidad. En países como Estados Unidos más del 20% de los adultos serían obesos y el 30% tendrían sobrepeso. Preocupa especialmente el incremento brutal de las tasas de obesidad infantil, en las que España ya supera en porcentaje a EEUU. Los expertos alertan de un dramático incremento de las tasas de obesidad a lo largo y ancho del planeta y, por supuesto, de todas las enfermedades que vienen de la mano o están asociadas a la obesidad en mayor o menor medida. La obesidad estaría vinculada al origen o empeoramiento de las más diversas dolencias o problemas (diabetes tipo 2, hiperinsulinemia, resistencia a la insulina, enfermedades coronarias, alta presión sanguínea, gota, enfermedad hepática, asma, problemas pulmonares, enfermedad vesícula biliar, enfermedad renal, problemas reproductivos, osteoartritis, algunos cánceres, etc.). Es decir, la obesidad es un problema sanitario de primer orden.
 
Contaminantes obesógenos
Además de los muchos efectos que tienen los contaminantes, está creciendo últimamente el número de estudios científicos que ligan la obesidad a la exposición de las más diversas sustancias químicas. Según esta corriente científica, los tóxicos de alguna forma 'engordan'. Fue en 1972 cuando se descubrió el rudimentario pero efectivo mecanismo de defensa del cuerpo humano que consiste en cubrir de grasa cualquier sustancia tóxica que no pueda eliminar con el propósito de hacerla inofensiva. En esto tal vez pueda haber cierta explicación al fracaso de determinadas dietas y otras medidas que suelen tomarse para intentar adelgazar. Si de verdad se quiere hacer algo para frenar el avance de la epidemia de obesidad, deberían considerarse otros factores, aparte de los más manidos de cierta clase de alimentación o falta de ejercicio físico.
 
Adelgazamiento tóxico (lo que no aparece en libros de dietas best-seller)
Pero es que, por si fuera poco, al perecer estos contaminantes también serían un problema a la hora de adelgazar. El adelgazamiento genera que los tóxicos pasen a la sangre desde las grasas que se destruyen. Como medida de protección tu cuerpo no permitirá que adelgaces y pierdas grasa si tiene muchas sustancias tóxicas almacenadas en el tejido adiposo. De hecho, existe una relación inversa entre los que ganan o pierden peso a largo plazo y la concentración de contaminantes que se detectan en su sangre. Los que ganan peso durante un tiempo, tienen menos contaminantes en sangre, y los que lo pierden tienen más. Esta mayor concentración de tóxicos puede causar serios daños en los órganos de las personas que adelgazan, especialmente si la pérdida de peso ocurre en poco tiempo y de forma brusca.
 

Si quieres adelgazar es muy importante que sigas la Dieta Hipotóxica puesto que el adelgazamiento aumenta la concentración de sustancias tóxicas en la sangre, lo que puede dar pie a numerosas futuras enfermedades. La gente no es capaz de entender que un régimen brusco (tipo método Dukan) pueda ser perjudicial para la salud, porque los efectos de las dietas en el cuerpo no se manifiestan de un día para otro.

 
El fundamental rol de los estrógenos
Todos estamos expuestos a productos químicos estrogénicos día a día. Se los conoce como xenoestrógenos y son capaces de imitar la actividad del estrógeno en el organismo. Estas sustancias químicas afectan la salud de hombres y mujeres con consecuencias devastadoras para la salud, de la misma manera que el exceso de estrógenos natural. Los imitadores del estrógeno están en el aire, emisiones de los automóviles, detergentes, pinturas, esmaltes de uñas, lociones, jabones, plásticos, alimentos y agua. Las fuentes más notables de estrógeno químico son los productos a base de petróleo, contaminantes, pesticidas, herbicidas, fungicidas y plásticos. Algunos síntomas de exceso de estrógenos debido a productos químicos son: aumento de la grasa abdominal y en otras áreas donde es muy difícil quemarla, alergias, sinusitis recurrentes, retención de líquidos, fatiga y cambios de humor. Pero los xenoestrógenos no son la única causa del exceso de estrógenos. La obesidad, el envejecimiento, las píldoras anticonceptivas, los fármacos de reemplazo de estrógeno (TRH), los esteroides anabólicos, hormonas en la carne y los productos lácteos junto con una dieta pobre son los principales responsables del exceso de estrógenos y trastornos metabólicos relacionados.
 
Normalmente, el estrógeno está balanceado con otras hormonas en el cuerpo, como la progesterona en las mujeres y con la testosterona en los hombres. Debe haber un equilibrio hormonal para mantener las funciones metabólicas. Cuando ese equilibrio hormonal se rompe, aparecen trastornos y enfermedades. El signo más notable del envejecimiento es la pérdida de las hormonas que regulan el estrógeno. Con la edad, también hay un aumento de la conversión de andrógenos en estrógenos en ambos sexos, lo que deja al cuerpo con un exceso de estrógenos renegado. Irónicamente, las mujeres en la menopausia, que inicialmente pierden los estrógenos, sufren un exceso de estrógenos debido a las razones antes mencionadas.

La hormona de la discórdia
Para ser exactos, el estrógeno no es exactamente una hormona, sino más bien un grupo de hormonas y sus metabolitos. Las hormonas estrogénicas y sus metabolitos compiten entre sí en la unión a receptores de estrógeno. Lo más importante es que el estrógeno puede convertirse en dos tipos de metabolitos: beneficiosos o perjudiciales. La clave para defender el cuerpo contra el exceso de estrógenos es luchar contra su exceso y cambiar su metabolismo para que se produzcan metabolitos antioxidante y anti-cancerígenos, en lugar de metabolitos tóxicos y mutagénicos. Desde hace tiempo se sabe que ciertos compuestos vegetales (pertenecientes a la familia de los flavonoides y los indoles) pueden ayudar a contrarrestar la acción del estrógeno y corregir su exceso. Son los llamados inhibidores de los estrógenos y funcionan mediante 3 mecanismos:

1/ Inhiben la producción de estrógenos (se unen y desactivan el citocromo P-450 aromatasa, enzima que convierte los andrógenos en estrógenos).
2/ Reducen la actividad de los receptores de estrógeno.
3/ Cambian el metabolismo de los estrógenos para producir metabolitos beneficiosos.

Estudios recientes muestran que los inhibidores de estrógenos funcionan mejor cuando se toman varios juntos. La combinación de inhibidores de estrógenos han demostrado ser la mejor defensa contra el exceso de estrógeno. Aunque las investigaciones sobre los inhibidores de estrógeno presentes en las plantas son recientes, existe una creciente evidencia sobre los beneficios potenciales de compuestos vegetales (fitonutrientes) en el tratamiento de problemas metabólicos, incluidos los trastornos relacionados con el estrógeno, la disminución del riesgo de cáncer y la resistencia a la insulina. Por desgracia, debido al procesamiento industrial, los alimentos que hoy en día consumimos suelen carecer de los fitonutrientes más beneficiosos, dejando a las personas con importantes carencias nutricionales.
 

Los fitonutrientes inhibidores de estrógenos son una grave carencia en la dieta actual. Para apoyar un sistema hormonal sano es importante darle al cuerpo una cantidad suficiente de fitonutrientes inhibidores de estrógenos. Estas sustancias ayudan a equilibrar el exceso de estrogénico presente en la dieta.

 
Recordar que la clave es el equilibrio hormonal, sin embargo, dado que la actual dieta es baja en inhibidores de estrógenos (o incluso en algunos casos completamente carencial) se recomienda suplementar con inhibidores de estrógeno para cubrir dicha falta. Junto con éstos, la alimentación puede ayudar a mejorar la capacidad del hígado para desintoxicar y neutralizar el exceso de estrógenos, creando un ambiente metabólico idóneo para bajar de peso y estar más sano.
 
INHIBIDORES DE ESTRÓGENOS
Todas las plantas pertenecientes a la familia de los flavonoides e indoles. Por ejemplo: passiflora, manzanilla, productos de la colmena, cítricos, cebolla, ajo y las verduras crucíferas como el brócoli, coliflor y coles de Bruselas. Otros moduladores de estrógenos beneficiosos son los ácidos grasos omega 3, como los presentes en el aceite de krill o en el Escaramujo en menor medida. Algunos compuestos son estrogénicamente neutrales, comos ácidos grasos Omega 9 presentes en el aceite de oliva, los frutos secos y las semillas, que también son neutrales.
PROMOTORES DEL ESTROGÉNICO
Pesticidas y herbicidas en frutas y verduras, hormonas presentes en la carne y los lácteos. Soja y los productos con isoflavonas de soja, derivados del plástico presentes en el agua y alimentos envasados, dietas ricas en grasas animales y el exceso de aceites omega 6 (presente en el de canola, maíz, cártamo, soja, etc.). Tener en cuenta que el procesamiento aumenta la concentración de los compuestos estrogénicos ya existentes de forma natural en los alimentos. Por eso, los productos derivados de la soja pueden ser más estrogénicos que los botes de soja. Por lo mismo, los productos de proteína de leche o suero de leche pueden ser más estrogénicos que la leche común o el yogur, a menos que sean ecológicos.
 
PROTOCOLOS RECOMENDADOS
  1. Desparasitación herbal. Las personas que están muy infectadas con parásitos tampoco pueden bajar de peso debido a la cantidad de tóxicos que generan. Cuando el número de parásitos en una persona es muy elevado, el cuerpo aumenta la producción de grasa para protegerse.
  2. Limpieza de riñón de 6 semanas 
  3. Programa de quelación de metales pesados 
  4. Desparasitación de Ascaris 
  5. Limpiezas hepáticas. Mucha gente consigue perder peso con las limpiezas hepáticas.
  6. Limpieza Intestinal 
  7. El aceite de krill también contiene fitonutrientes inhibidores del estrogénico.
OTRAS MEDIDAS
  • Dieta Hipotóxica.
  • Existe una estrecha relación entre el exceso de grasa de el cuerpo y las infecciones del hongo Candida Albicans. Muchas personas que han intentado adelgazar por todos los medios y no lo han conseguido sufren de candidiasis crónica.
  • El hipotiroidismo puede producir sobrepeso. Se recomienda realizar un análisis de sangre para determinar los niveles de las hormonas TSH, así como T3 y T4 libre, aunque a veces se sufre de hipotiroidismo a una menor escala (subclínico) y por tanto, no se refleja en los análisis. Para regular la función de la tiroides se recomienda tomar diariamente al menos una cucharada de aceite de coco. Por otro lado, el aceite de coco aumenta considerablemente el metabolismo, lo que también ayuda a perder peso. Según la Dra. Clark los causantes del hipotiroidismo son virus y metales pesados en la tiroides. Recomienda realizar saneamiento dental y limpiezas de hígado.
  • La deficiencia de vitamina D dificulta la secreción de Leptina, hormona encargada de generar la sensación de saciedad, lo que hace que estemos siempre hambrientos aún habiendo comido lo suficiente. Muchos obesos son resistentes a la Leptina de forma similar a la resistencia de los diabéticos a la insulina.
  • Al parecer, existiría una relación entre la ansiedad y el neuropéptido Y, encargado de regular el apetito. En caso de ansiedad o adicción a la comida utilizar el EET 20 minutos al día. Por otra parte la Leptina funciona inhibiendo la actividad de las neuronas que contienen el neuropéptido Y. Los NPY son claves en la regulación del apetito. Otra hormona con la que se ha experimentado recientemente es la Irisin, producida de forma natural durante el ejercicio físico.
  • Elegir sólo suplementos testados porque otras marcas pueden estar contaminadas con metales y tóxicos.
  • Para eliminar PCBs tomar ¼ o ½ vaso de aceite ozonizado en una sola dosis durante 1-2 días. Después suplementar con Lipasa-Pancreatina para digerir el aceite durante 4 días. Otra forma de eliminarlos consiste en zapear con platos colocando muestras de vasos sanguíneos (venas, arterias y capilares), nervios y linfa para acceder al órgano y limpiarlo.
  • La Dra. Clark descubrió que el oro contribuye a la obesidad. A la mitad del programa renal, homeografías take out oro de: set renal completo, linfa, sistema reproductor masculino / femenino, hígado y cerebro.
  • Dos hierbas que recomienda la Dra. Clark en sus libros para la obesidad son: 1/ Fucus Vesiculosis. Cueza 60 gr en 750 ml de agua. Hierva a fuego lento y tape (el olor del fucus hirviendo no es muy agradable). Dosis: ¼ de taza 4 veces al día con el estómago vacío. Después de una semana incremente la dosis a ½ taza. Puede añadirle stevia o inositol como edulcorante. 2/ Semillas Hinojo 30 gr (en polvo) disolver en 750 ml de agua y tomar con la misma dosificación que el fucus. Podría tomar ambas bebidas con el programa intestinal para tener más éxito, aunque el mejor método para adelgazar son las limpieza de hígado