Metales Pesados

Oro
La Dra. Clark descubrió que el oro se acumula principalmente en el páncreas (contribuyendo a la diabetes y a la obesidad) y en los ovarios (pudiendo originar diversas patologías como la infertilidad o la endometriosis). Los priones necesitan oro para sobrevivir. También lo necesitan bacterias tan dañinas como los Staphylococcus Aureus (presentes en todos los casos de cáncer de mama –no en otros tipos de cáncer) y el Staphylococcus Pneumoniae, que puede provocar dolor en cualquier parte del cuerpo. Las principales fuentes de oro son los empastes, joyería, pan, miel, utensilios de Teflon y algunos cristales, además del agua clorada. La bollería de producción industrial también contiene oro. Este metal sirve de alimento a bacterias como la Salmonella (algunas variedades) y la Pseudomona Aureginosa. Otro efecto nocivo del oro es que en combinación con el níquel detiene el flujo de acetilcolina y epinefrina, nuestros principales neurotransmisores.
 

"El oro provoca enfermedades en ovarios, diabetes, priones y obesidad; el níquel nos trae más y más infecciones, calvicie y alergias. ¡Nada de esto es necesario, puede evitarse!"

 
Para la Dra. Clark, existe acumulación de oro dondequiera que haya un problema de salud. Para el cuerpo parece ser más difícil de eliminar que cualquier otro metal. La Vitamina C orgánica ayuda mucho pero las homeografías take out oro consiguen grandes resultados en tiempo récord (4 días). Sin embargo, hay que tomar algunas medidas previas: limpiar los riñones, linfa, detectar las fuentes y, sobre todo, dejar de ingerir el metal en cuestión mientras se quita con las gotas.
 

Comentario de la Doctora: El Syncrómetro encuentra oro adherido a cada virus. Probablemente esto los hace irreconocibles a nuestro sistema inmune. Ingerir oro a diario proporciona un entorno ideal para la proliferación de la Salmonella. Sin oro en su cuerpo usted no tendría la enfermedad de la Salmonella, ni la de los priones.