Metales Pesados

Vanadio 
Este metal, también inorgánico, hace que el recuento de hematíes se dispare a niveles muy altos. En el hígado produce el efecto contrario del cobalto y conduce a la formación de edema generalizado. Se podría pensar que la presencia de cobalto y vanadio simultáneamente, al generar cada uno efectos contrarios, produciría un equilibrio. Pero no es así. En realidad se producen los dos efectos negativos al mismo tiempo. Además, al combinarse con el ácido nucleico forma compuestos vanadil- que inhiben el funcionamiento del gen p53 y conducen al desarrollo de los tumores. La contaminación por vanadio puede provenir de los gases de escape del coche (combustible diésel), en fugas de tuberías con gas, de estufas, chimeneas, calentadores, hornos de gas, refrigerante de la nevera, o incluso de velas (aun sin encender). La mejor calefacción es la eléctrica. Si es posible, cambie todo a un sistema eléctrico. Si necesita quedarse con el gas, haga revisar su instalación por un fontanero antes del inicio de la temporada invernal. No llame a la compañía del gas, aunque sea gratis. Lo más probable es que no detecten la mayoría de fugas.
 

Comentario de la Doctora: Los combustibles fósiles como el gas contienen vanadio, que alimenta a la E. Coli y otras bacterias.

 
Vanadio en los análisis de sangre 
El vanadio interfiere con la producción de globulina (anticuerpos) y glóbulos rojos. Se lo relaciona principalmente con problemas vasculares y cardíacos. También puede producir irritación estomacal, daño en el sistema nervioso central, hígado y riñones. En los análisis de sangre, un valor de globulina menor a 2 indica la presencia de cobalto y vanadio en las células B (linfocitos del sistema inmunitario cuya función es hacer anticuerpos contra antígenos). Si la globulina es mayor a 3 indica la presencia de metales pesados en las células B. Haga clic aquí para consultar nuestros rangos de laboratorio.