Información importante sobre el agua

Radioactividad en el agua potable (reportaje en alemán): http://goo.gl/jKbDzT Tanto el cloro como el flúor son las principales causas de la contaminación por uranio del "líquido del grifo".
El cloro fue utilizado originalmente como arma química durante la Primera Guerra Mundial, descargado en forma de gas sobre las trincheras.
La cuestión del cloro
Tras años de investigación la eminente investigadora Hulda Clark descubrió un hecho a primera vista increíble: el polonio, elemento radioactivo, se encuentra presente en el cloro que se añade al agua de suministro público. El agua que beben los enfermos con cáncer es muy distinta al agua que beben las personas sanas. La Dra. Clark ha detectado en la totalidad de pacientes con cáncer la misma decena de tóxicos acumulados en los tumores: PCBs, benceno, amianto, un montón de metales pesados, colorantes azoicos como fast garnet, fast green, fast red, fast red violet, fast blue, DAB (1) y sudan black (varios de ellos prohibidos en alimentación hace más de 50 años); alcohol isopropílico, ácido malónico, lubricante para neumáticos, aceite de motor, disolvente plástico, goma y azul de metileno. Todos ellos suministrados a través del desinfectante no apto para el consumo añadido al agua de suministro público. La diferencia entre las aguas que causan cáncer y las que están dentro de la legalidad es el polonio, en un complejo junto con cerio (un lantánido) y el ferrocianuro potásico –K4[Fe(CN)6]– en lugar del ferricianuro potásico presente en el desinfectante de grado alimenticio aprobado por la NSF. Aunque ninguno de los 2 desinfectantes es saludable, por lo menos los ferricianuros de la variedad NSF no pueden unirse al ADN del Fasciolopsis Buski (parásito clave para la formación del cáncer según investigaciones de la Doctora). El ferricianuro, en cambio, sí puede unirse a otros parásitos causando otras muchas enfermedades puesto que el cerio final del dúplex polonio-cerio puede reaccionar ante cualquier ADN, pero no causará cáncer. Ver análisis comparativo entre los 2 principales cloros 
 
¡No todos los cloros son iguales!
Las víctimas de cáncer en Europa presentan un tipo de cloro que la Dra. Clark denomina 'clorox europeo' y que es particularmente alto en polonio, colorantes azoicos, aceite de motor, lubricante para neumáticos y ácido malónico pero menos en PCBs y benceno. En Centroamérica, India y Reino Unido se utilizan los mismos tipos de lejía que en los EEUU. Las víctimas de cáncer en México presentan una lejía clorada propia similar a la que se usa en EEUU. La lejía africana es particularmente alta en benceno (tóxico conocido por ser un potente inmunosupresor). El complejo causante del cáncer (polonio-cerio-ferrocianuro potásico) procede íntegramente de estas variedades de lejías o desinfectantes clorados no aptos para el consumo humano. Si bien es cierto que nuestro planeta está lleno de polonio (desde las rocas de uranio que se encuentran en el subsuelo) y que estamos imbuidos en cerio, estos dos elementos nunca se introducen por sí mismos en el complejo cancerígeno. Esta unión se realiza artificialmente durante la fabricación del desinfectante. Una persona sin cáncer está igualmente llena de Po y Ce, ya que hay mucho en nuestro planeta, pero éstos están adheridos al prometio en lugar de a los cianuros o a los agentes alquilantes (2) como el azul de metileno. Dice la Dra. Clark: La primera y más importante tarea para un enfermo con cáncer consiste en dejar de beber agua clorada y no volver a ella nunca más. No es posible vivir en una casa contaminada por polonio-cerio-ferrocianuros y estar protegido del cáncer. El crecimiento de un tumor se ve incrementado por cualquier elemento radioactivo.
Fig. 1 – Complejo del cáncer dibujado a partir de datos del Syncrómetro (2008).
El polonio es atraído por el cerio cuando emite sus partículas alfa. El cerio se ancla a los fosfatos, como los del ADN, y también a los ferrocianuros potásicos o directamente al agregado de agentes alquilantes. Otros compuestos que se unen por sí mismos al complejo cancerígeno en varios puntos por medio del cerio causando mutaciones adicionales son: PCBs, alcohol isopropílico, benceno, amianto, ácido malónico, ciertos metales pesados, colorantes azoicos, azul de metileno, bromina y fluorina. El azul de metileno actúa como aquilante uniendo el parásito Fasciolopsis Busk al complejo. El F. Buski proporciona agentes alquilantes propios y la "fuerza viviente" (una corriente de electrones) necesaria para impulsar el complejo cancerígeno y producir la división celular. La unión entre todos ellos es débil.
Algunas personas que no consiguen eliminar los parásitos, a pesar de la desparasitación herbal y el uso regular del Zapper, nunca sospecharían que el agua que beben vuelve resistentes a los parásitos. Este es el último descubrimiento de la Dra. Clark, recogido en su último libro La Cura y la Prevención de Todos los Cánceres. Es pues vital beber agua que no contenga radioactividad, ya que fortalece a los parásitos, resultando extremamente difícil eliminarlos.
Casi ningún consumidor sabe realmente si el agua que consume o utiliza para la preparación de alimentos en casa es saludable.
 
Análisis de laboratorio para conocer la calidad y tipo de cloro que lleva el agua
El Syncrómetro es una herramienta mucho más versátil y económica que los tests de los laboratorios y resulta útil para detectar el tipo de cloro que lleva el agua corriente pero no es la única opción. Los test de los laboratorios analíticos pueden ser utilizados por cualquiera para validar los resultados del Syncrómetro. La Dra. Clark recomienda los análisis BTEX (benceno, tolueno, etil benceno y xileno), metales pesados y análisis de radioactividad alfa, beta y gamma. Realizar tests de laboratorio de PCBs es mucho más caro y mucho menos efectivo que en el caso del benceno ya que a menudo no se obtienen resultados debido a la tendencia de los PCBs (que son grasientos) a adherirse a las paredes del contenedor. Si usted envía una muestra de agua a un laboratorio radioquímico, pida expresamente que se realice la prueba de radiación alfa bruta, no sólo de polonio y uranio, ya que la vida media del polonio es sólo de 138 días (de otra forma la mitad habrá desaparecido y pronto se habrá desintegrado en una cantidad indetectable para el test; no así para el Syncrómetro). También puede aprovechar para enviar materiales secos como sales ablandadoras, filtros de carbón y amortiguadores (que son otros productos que frecuentemente contaminan toda la instalación aún cuando el desinfectante añadido es el 'correcto'). Si lo prefiere, la radioactividad de todos estos productos (incluso amalgamas dentales, suplementos, etc.) puede medirse con un contador manual Geiger Müller (3) con temporizador (no sirve para líquidos o materiales húmedos). Muchos alimentos como fresas, naranjas, limones, uvas, tomates y pasas presentan altos niveles de radioactividad debido a los fertilizantes altamente radioactivos que se emplean para su cultivo.
 
Los niveles de colorantes azoicos y de amianto presentes en el agua son indetectables para los tests analíticos clásicos. Los laboratorios analíticos sólo pueden detectar partículas de amianto de 10 micrones o más. No hay partículas tan grandes en el agua. Sin embargo, las partículas más pequeñas son más perjudiciales que las grandes ya que pueden ser absorbidas y dañar nuestros glóbulos blancos. Por otro lado el amianto hace que el agua adquiera polarización sur. Los estudios de la Dra. Clark sobre pacientes con cáncer muestran que la zona del tumor siempre cambia a polaridad sur (cuando durante el día la polaridad saludable es Norte). La oxidación del hierro (que contienen las fibras de amianto) parece ser el mecanismo mediante el cual cambia la magnetización. El hierro oxidado se convierte en ferritina común (Fe2O3) y otras sustancias férricas.
 
Imagen 1 – A la izquierda agua contaminada. A la derecha agua limpia de manantial.
El agua es el disolvente universal. Los tóxicos cambian la estructura del agua.
 
El agua pura tiene un pH neutro. Es decir, no es ácida ni alcalina. El pH del agua puede verse influenciado por tóxicos y, por ello, constituye un importante indicador de calidad.
 
El agua envasada no es la solución
Desgraciadamente, la mayoría de marcas de agua embotellada también contiene radioactividad, además de solventes y tóxicos desprendidos por el plástico del envase o durante el proceso de embotellado puesto que generalmente se utiliza lejía clorada o agua de suministro público que la contiene como desinfectante durante su proceso de fabricación. Si se analiza agua embotellada –de cualquier marca salvo variedades kosher– se detecta bismuto radioactivo y plomo (sugiriendo que éstos se formaron a partir del radón, antes de eso del torio y, antes de eso, del uranio –donde empezó todo). La mitad del radón que hay en una botella de agua recién salida de una planta embotelladora se descompone en polonio en 3'8 días. A partir de aquí la otra mitad se transforma y así sucesivamente siguiendo el ciclo de la cadena del radón. En un mes quedará una pequeña cantidad de radón. Salvo, por supuesto, que se sintetice más radón del uranio que había en un principio en el agua. El uranio nunca "desaparecerá", ni en un millón de años (consulte cadena del radón al final de este artículo).
 
No existen niveles seguros de radioactividad. Cualquier cantidad por pequeña que sea causará mutaciones genéticas y destrucción del ADN. Por otra parte, el tereftalato de polietileno o PET (el tipo de plástico que se utiliza normalmente para envasar el agua), desprende sustancias tóxicas como ftalatos, solventes como el xileno y el tolueno, antimonio (utilizado como catalizador en la fabricación del PET) así como xenoestrógenos como el bisfenol A y los PCBs.
 
Filtros de agua y propuesta de alternativas
La mayoría de filtros de carbón (4) disponibles en el mercado se desinfectan con lejía no apta durante su proceso de fabricación, por lo que quedan contaminados y desprenden numerosas sustancias tóxicas al agua que producen. Los filtros de osmosis inversa tampoco son la solución. La Dra. Clark estudió este tipo de filtros en profundidad y encontró que –aunque llevan una membrana que impide el paso de cualquier toxina– desprenden lantánidos como el tulio, itrio e iterbio –algunos de los metales más nocivos que existen. Otro problema menor de los filtros de osmosis inversa es que por cada litro de agua filtrada que producen consumen de 2 a 4 litros de agua potable; lo cual –además del gasto económico que supone– hace que estos aparatos no resulten muy ecológicos. Las muestras de agua sin tratar procedentes de manantial han demostrado ser seguras (consulte lista de manantiales seguros). El agua mineral certificada con sello kosher también es segura. No contiene radón ni los radionucleidos resultantes de su desintegración (polonio, bismuto y plomo). Algunas marcas de agua mineral kosher son: Evián, Crystal Geyser, Voss, Perrier, Mayim Chaim y Poland Spring.
 
Se calcula que el 75% del peso de un adulto es agua (un 90% en el caso del cerebro). Cada célula del cuerpo contiene agua en su líquido intracelular y extracelular. El agua es el medio en el que se disuelven casi todas las sustancias teniendo lugar en su seno innumerables reacciones químicas fundamentales para el metabolismo de los seres vivos.
 Marcas de agua comercial de excelente calidad testadas con el Syncrómetro:
Ribes, Font d'Or, Fuente Pinos, Sant Aniol y Caldes de Boí.
 
También es segura el agua de lluvia pero primero debería ser testada para descartar la presencia de estroncio, berilio, vanadio y cromo (típicos contaminantes atmosféricos). Si se recolecta 1 hora después de haber empezado a llover no existen riesgos de contaminación porque habrá limpiado el smog (teste igualmente de PCBs si vive en una zona donde apenas llueva). Lo importante es que no necesita ser bombeada o desinfectada (procesos que añaden riesgos al agua). Para construir un método artesanal de recolección de agua pluvial use solamente botellas de HDPE (polietileno de alta densidad); un plástico que no desprende toxinas y no hace falta testar. Fabrique un embudo con otra botella cortada por la mitad. A diferencia del agua clorada y envasada, el agua de lluvia contiene iridio y posee polarización Norte ya que contiene Fe3O4, pero se oxida rápidamente en menos de 10 minutos si se expone a la luz solar (se vuelve Sur). El agua del grifo también se puede destilar, siendo esta la única manera de separar con éxito cualquier sustancia extraña que pueda contener. Para salar hay dos opciones: la sal cristalina –que contiene los 84 oligoelementos esenciales para la vida– o la sal marina no refinada. Ambas a años luz del cloruro sódico fluorado y refinado que se vende como sal en los supermercados. Es recomendable testar las destiladoras de agua ya que normalmente traen un pequeño filtro de cabrón mineral que generalmente ha sido desinfectado con cloro, contaminando el agua que producen. Este tipo de filtros también pueden ser fuente de benzopirenos.
 
El único filtro recomendado por la Dra. Clark es el Fleck 5600 puesto que no desprende tóxicos, metales pesados ni radioctividad (polonio), a diferencia de los cientos de filtros testados por la Doctora a lo largo de años. Antes de instalar el filtro asegúrese que las tuberías de su casa sean de plástico. Si fueran de cobre o con soladuras de plomo no vale la pena comprar el filtro puesto que el agua volvería a contaminarse desde el filtro hasta los diferentes grifos de la casa (además el agua filtrada disuelve más metales que el agua sin filtrar). Pero incluso si no tiene la intención de instalar el filtro de agua para toda la casa es recomendable cambiar las tuberías metálicas por tuberías de polietileno reticulado o PEX –un tipo de plástico que no desprende sustancias tóxicas. Consulte la memoria de calidades de su vivienda para saber si las tuberías son de plástico o de metal. El PVC es una sustancia tóxica pero sorprendente el agua sale libre de PVC en 3 semanas. Si no puede realizar el cambio completo de todas las tuberías, cambie por lo menos las de la cocina (caliente y fría) y la del calentador.
Consideraciones sobre el calentador de agua
Aprovechando el cambio de tuberías, quite también cualquier elemento extraño adjunto a su sistema de agua (filtros, ablandadores y destiladores de cualquier clase). No importa lo lejos que estén. Ninguno de estos elementos testados durante más de 15 años por la Dra. Clark habían sido esterilizados con el desinfectante correcto aprobado por la NSF. Si el calentador de agua estuviera contaminado, compre uno nuevo. El nuevo calentador de agua debería ser de gas, no eléctrico. Las muestras de agua caliente procedentes de calentadores eléctricos presentan todos los metales pesados imaginables, incluso tungsteno, vanadio, titanio y paladio puesto que los electrodos se introducen directamente en el agua sin protección ni separación alguna. Esto es muy tóxico para los riñones. El calentador de gas está protegido de estos contaminantes. La Dra. Clark recomienda a los enfermos con cáncer mudarse temporalmente a una casa cuya fuente de agua no esté contaminada con cloro (esta sería la opción más recomendable, la más rápida y la que menor coste requiere). Para testar la nueva agua utilice el Syncrómetro o un Test de Cloro Total ultra bajo (0'005 – 0'05 ppm). Debería dar 0.
 
 
LA CADENA DEL RADÓN
Cada elemento radioactivo tiene 'vida media', que es el tiempo necesario para que la mitad del mismo se descomponga y produzca más radiación (lo que se conoce como período de semi-desintegración). Esta tabla muestra la cadena de descomposición del uranio 238, que termina convirtiéndose en plomo 206 no radioactivo (abajo a la derecha). La tabla se lee horizontalmente.
 
ISÓTOPO
TIPO DE EMISIÓN
VIDA MEDIA
PRODUCTO
U 238
Alfa
4'5 billones de años
Th 234 (Torio)
Th 234
Beta
24'1 días
Pa 234 (Protactinio)
Pa 234
Beta
1'17 minutos
U 234 (Uranio)
U 234
Alfa
250.000 años
Th 230 (Torio)
Th 230
Alfa
80.000 años
Ra 226 (Radio)
Ra 226
Alfa
1.602 años
Rn 222 (Radón)
Rn 222
Alfa
3'8 días
Po 218 (Polonio)
Hijos
del
Radón
Po 218
Alfa
3 minutos
Pb 210 (Plomo)
Pb 214
Beta
26'8 minutos
Bi 210 (Bismuto)
Bi 214
Beta
19'7 minutos
Po 210 (Polonio)

ISÓTOPO
TIPO DE EMISIÓN
VIDA MEDIA
PRODUCTO
Po 214
Alfa
164 microsegundos
Pb 206 (Plomo)
Pb 206
Beta
21 años
Bi 210 (Bismuto)
Bi 210
Beta
5 días
Po 210 (Polonio)
Po 210
Alfa
138 días
Pb 206 (Plomo)
 
 
Imagen 2 – CLOROX y otras marca de lejía comercial testadas por la Dra. Hulda Clark
(escrito a mano figura el nombre de los tóxicos detectados con el Syncrómetro).
 
Comparte este artículo a través de tus redes sociales.
Recomienda www.muwellness.com a tus amigos y familiares.
Para agregar esta página a tus favoritos, pulsa el icono amarillo.
Si quieres dar mayor relevancia a este artículo en Internet, pulsa el icono G+1
¿Te gustaría traducir este artículo a otro idioma? Ponte en contacto con nosotros.
Si el tamaño del texto no es de tu agrado puedes cambiarlo pulsando la tecla Control (Ctrl) y
moviendo la rueda del ratón arriba o abajo o pulsando Comando (⌘) y la tecla + si usas Macintosh.
 
Notas al pie:
1 El DAB (dietilaminoazobenceno) es un colorante alimenticio antiguamente denominado "amarillo mantequilla". Cuando se acumula en los glóbulos blancos, los pacientes con cáncer presentan altos niveles de fosfatasa alcalina en sus análisis de sangre. Ir a información sobre colorantes azoicos 
2 Los agentes alquilantes son compuestos capaces de producir en un hidrocarburo saturado reacciones de alquilación o sustitución de una parte por otra que es de un grupo alquilo. Cuando una parte de un hidrocarburo se considera como sustituyente de otra, a dicho sustituyente se le denomina grupo alquilo. Un alquilo es un radical hidrocarbonado derivado de un alcano. Un alcano es un hidrocarburo alifático. Todos sus enlaces son simples y tienen la fórmula general CnH2n+2.
3 Medidor Geiger Müller para uso doméstico recomendado por la Dra. Hulda Clark: Less EMF Inc. Modelo Inspector Plus o Inspector Alert. Dispone de contador automático y cronómetro. Sale por unos 400 – 600 EUR. Las frutas deben secarse y desmenuzarse después hasta obtener polvo si quiere testarlas. Los amortiguadores de agua tienen que testarse siempre en seco. Contratar los servicios de un testador profesional es una opción más asequible. Puede salir por unos 45 - 80 EUR la hora (lo normal es que se emplee a lo sumo 2).
4 El carbón utilizado para los filtros de agua debería ser vegetal o de planta original (cáscara de coco), estar cocido especialmente, no haber sido desinfectado con desinfectante clorado y dar negativo en el test con el Syncrómetro para el colorante azul de metileno.
 
 
Enlaces de interés en la web: