Hernia hiatal, acidez gástrica y reflujo

El ácido del estómago es esencial para mantener un sistema digestivo saludable. Este ácido tiene la función de esterilizar la comida eliminando bacterias y gérmenes. También descompone las proteínas y activa la mayoría de enzimas. Al contrario de lo que piensa la medicina convencional, normalmente la acidez gástrica se origina por carencia, no por exceso de ácido clorhídrico. La escasa producción de ácido clorhídrico hace que los alimentos se pudran causando gas que se expande al esófago. Cuando se aumentan los niveles de ácido clorhídrico con suplementos como la Betaína, este problema se resuelve y se aumenta notablemente la producción de enzimas sin necesidad de suplementación adicional (el efecto surge a partir de la 4ª semana).
 
La Hernia de Hiato se da cuando parte del estómago se introduce hacia el tórax. Algunas veces esto causa acidez estomacal. Cuando las bacterias como la H. Pylori (responsable de las úlceras de estómago) se distribuyen en el diafragma así como en la parte superior de la válvula estomacal, la comida regresa de nuevo hacia el diafragma. Muchos de nosotros tenemos una pequeña hernia de hiato (sólo duele cuando está inflamada produciendo ardores y dolor torácico). El Aceite de Krill está indicado en el tratamiento de la hernia hiatal. Tomar de 2 a 4 cápsulas en una sola toma con el estómago vacío.
 
 
Solicite a su médico prueba de aliento para descartar Helicobacter Pylori. Tomar enzimas.
 
 
PROTOCOLOS RECOMENDADOS
  1. Desparasitación Herbal 
  2. Limpieza Intestinal. Duplicar dosis de enzimas (en caso de acidez y la hernia).
  3. Tomar el Apoyo Inmune (seguir durante todos los programas).
  4. Limpieza de riñón de 6 semanas 
  5. Ácido Tióctico (200 mg al día) durante 2 meses o programa quelativo completo.
  6. Limpiezas de hígado 
  7. Suplementos recomendados: Aceite de krill (1-2 al día). La astaxantina que contiene el aceite de krill de forma natural ha demostrado ser eficaz en la reducción de los síntomas de reflujo gástrico, en especial en aquellos con infección pronunciada de H. Pylori. También puede tomar directamente Astaxantina natural (4 mg al día).
OTRAS MEDIDAS
  • Dieta Hipotóxica. Zapper 1 hora al día. Beber agua ozonizada entre comidas.
  • En caso de acidez gástrica, ardor de estómago o reflujo gástrico, tomar Betaína (2 cápsulas / comida). En algunos casos es necesario incluir 1 cápsula de pepsina. La Betaína y la Pepsina sirven de ayuda para restablecer los niveles óptimos de ácido clorhídrico en el estómago. Otra costumbre saludable consiste en beber entre una cucharada pequeña y sopera de vinagre blanco destilado diluido junto con medio vaso o hasta un vaso entero de jugo de remolacha cruda (también sirve en puré). Esto elimina e inhibe la formación de fenoles después de comer. Los fenoles, a parte de ser potentes oxidantes, son sustancias muy ácidas. Otro suplemento recomendado por la doctora para eliminar fenoles es el Óxido de Magnesio 
  • También se aconseja tomar 30 ml de plata coloidal al día durante 1 mes.
 
Sobre la medicación para tratar la acidez gástrica
El tratamiento farmacológico habitual con bloqueadores de receptores H2 (medicamentos que se prescriben para tratar el exceso de acidez estomacal cuyas marcas comerciales más habituales son Pepcid, Tagmet y Zantac), al disminuir la cantidad de ácido que produce el estómago, no hacen más que estimular la proliferación bacteriana y permitir la entrada en el intestino de todo tipo de patógenos. Todos los antiácidos provocan dependencia y contienen aluminio (metal pesado relacionado con el Alzheimer). Los llamados inhibidores de bomba de protones como el Omeprazol y Ianzoprazol (marca comercial Prevacid) no son mejores. Estos fármacos actúan inhibiendo la secreción de ácido gástrico por bloqueo del sistema enzimático. Inicialmente se aprobaron para usarse durante un corto periodo de tiempo (de 7 a 10 días). Gradualmente empezaron a prescribirse durante uno o varios meses.

Actualmente hay personas que toman esta medicación de por vida, lo cual contribuye a deficiencias nutricionales progresivas y crónicas. Por supuesto, al igual que la mayoría de los medicamentos, no tratan la raíz del problema, sólo sirven para aliviar los síntomas. Debido a la dependencia que provocan, su supresión debe realizarse bajo supervisión médica ya que si dejaran de tomarse de golpe, los síntomas volvían a manifestarse o podrían empeorar. Por otra parte, los niños expuestos a tratamientos con inhibidores de bomba de protones presentan un elevado riesgo de desarrollar enfermedades relacionadas con la Clostridium 

La suplementación diaria con Melatonina, Triptófano, Vitamina B6, Ácido Fólico, Vitamina B12, Metionina y Betaína ha demostrado ser notablemente superior en el tratamiento del reflujo gástrico que la medicación con Omeprazol.