Coenzima Q10

Técnicamente la Coenzima Q10 (CoQ10) es una benzoquinona liposoluble conocida también como Ubiquinona. Se la llama así por su ubicuidad (ya que existe en todos los seres vivos y en todas las células del organismo humano) y por ser quinona, es decir, un miembro de este grupo específico de compuestos orgánicos cíclicos. La Q se refiere al grupo químico quinona y el 10 al número de subunidades isoprenoides que tiene. Este compuesto fue descubierto en 1957 por el Dr. Fred L. Crane y sus colegas del Instituto Enzimátrico de la Universidad de Wisconsin-Madison (EEUU). En 1958, el profesor Karl Folkers y sus compañeros de trabajo en Merck obtuvieron su estructura química. Aunque al principio se la consideró poco importante, enseguida se comprobó que es un nutriente necesario para el funcionamiento de todas y cada una de las células de nuestro cuerpo, que actúa como coenzima en varios procesos enzimáticos críticos en la producción de energía dentro de la célula y que, como antioxidante que es, combate los efectos perniciosos de los radicales libres sobre el organismo. 
 
Es tal su importancia que estudios posteriores a los del Dr. Crane han demostrado que la vida humana no sería posible sin ella. Así lo certifican los múltiples análisis que se han hecho sobre la bioquímica corporal humana. Gracias a estos trabajos se ha descubierto que cuando los niveles de Q10 son deficientes en más de un 25% de la cantidad que se considera necesaria empiezan a aparecer trastornos que pueden ir desde la subida de la presión sanguínea a ataques cardiacos, problemas de inmunodeficiencia, etc. Si esta deficiencia en los niveles vitales de Q10 es superior al 75% la vida, sencillamente, no puede continuar.
 
Imagen 1. Cadena de transporte de electrones.
 
La Coenzima Q es un componente de la cadena de transporte de electrones y participa en la respiración celular aeróbica, generando energía en forma de ATP. El 95% de la energía del cuerpo humano se genera de esta manera. Por lo tanto, los órganos con un requerimiento más alto de energía (como el corazón y el hígado) son los que tienen concentraciones más elevadas de Coenzima Q10. 
 
Explicación del mecanismo de funcionamiento de su acción antioxidante
La Q10 es un antioxidante único en su género. Y lo es porque consigue penetrar en las diminutas fábricas de energía de las células, llamadas mitocondrias. En ellas se quema el oxígeno y se produce ATP o adenosina trifosfato, la molécula a la que el eminente cardiólogo mexicano Demetrio Sodi Pallarés llama “la molécula de la vida” y que da a las células el 95% de la energía necesaria para realizar las funciones vitales. Pues bien, para producir energía eficazmente la mitocondria necesita la coenzima Q10 ya que actúa como “chispa” que inicia y contribuye a hacer funcionar los mecanismos mitocondriales. Si se rompe la cadena de la energía celular no habrá energía y, como consecuencia, tampoco habrá vida.
 
Se sabe que sin suficiente Q10 las células reciben una alimentación energética deficiente lo cual daña la función de los órganos vitales, sobre todo del corazón ya que éste ha de disponer de la mayor cantidad posible de esta coenzima para generar la energía que consume el incesante bombeo de la sangre. Debido a su capacidad de transferencia de electrones y, por tanto, para actuar como un antioxidante, la coenzima Q se ha vuelto popular como suplemento dietético en los últimos años. Cuando se es joven, el cuerpo puede sintetizar CoQ0 a partir de uniquinonas de numeración inferior como la CoQ8 o la CoQ6. Las personas mayores y los enfermos no son capaces de generar la suficiente cantidad de esta coenzima, por lo que la CoQ10 pasa a ser una vitamina en una etapa posterior de la vida y cuando se está enfermo.
 
La porción benzoquinona de la coenzima Q10 se sintetiza a partir de tirosina, mientras que la cadena isoprenoide se sintetiza a partir de acetil-CoA a través de la ruta del mevalonato (esta ruta también se utiliza en los primeros pasos de la biosíntesis de colesterol). Sin embargo, la síntesis de este intermediario clave precursor de la CoQ10, el mevalonato, se inhibe con algunos betabloqueantes (medicamentos para bajar la presión arterial) y con las estatinas (una clase de medicamentos para bajar el colesterol). Por ello, las estatinas pueden reducir los niveles séricos de CoQ10 hasta en un 40%. Algunas investigaciones sugieren administrar suplementos de CoQ10 como una rutina adjunta a cualquier tratamiento que pueda reducir su producción endógena.
 

Hasta hace unos 50 años la coenzima Q10 era una total desconocida. Hoy, además de atribuirle propiedades importantes para la prevención y tratamiento de diversas patologías, los expertos afirman que la coenzima Q10 estimula el sistema inmune, mejora el funcionamiento coronario, aumenta la energía celular y normaliza las constantes sanguíneas, entre otros efectos beneficiosos:

 
Funciones que desempeña la Coenzima Q10 en el organismo
 
 Vital para el corazón:
  • Este nutriente es indispensable para mantener sano el corazón. Son abrumadoras las pruebas que demuestran que la mayoría de pacientes cardiacos poseen niveles significativamente más bajos de CoQ en todo su cuerpo que las personas sanas. La administración oral de un suplemento alimenticio a base de coenzima Q10 produce, entre otras ventajas, una vigorización del sistema cardiovascular y una mayor resistencia al esfuerzo en personas que padecían angina de pecho. También resulta beneficiosa para las personas que sufren de tensión arterial alta.
  • Ayuda a efectivizar los medicamentos que se prescriben para enfermos cardiacos haciendo posible una disminución de la dosis, y evitando efectos secundarios. 
  • Los estudios han demostrado que también impide que el colesterol malo obstruya las arterias y que da buenos resultados en el tratamiento de otro tipo de problemas cardiovasculares como la presión arterial alta, arritmia, angina de pecho y el colapso de la válvula mitral. Además, se ha comprobado que la Q10 tiene la propiedad de proteger el corazón durante periodos de astenia o privación de oxígeno.

Son tantas las evidencias al respecto que algunos cardiólogos han afirmado que no es la enfermedad cardiaca lo que causa la deficiencia de Q10, sino que es la deficiencia de esta coenzima lo que causa el problema cardiaco en cerca del 70% de los casos. Por sus propiedades, este producto se administra de forma rutinaria a los pacientes con insuficiencia cardiaca en hospitales de Israel, Japón, Italia, Estado Unidos y Canadá.

 
 Control de peso:
  • La tendencia al sobrepeso puede ser el resultado de un metabolismo que proporciona una salida deficitaria de energía calórica. Ya que la coenzima Q10 es un factor esencial en la producción de energía, resulta razonable pensar que su deficiencia sea importante en muchas causas de obesidad. El tratamiento con suplemento alimentario de coenzima Q10 siguiendo una dieta baja en caloría incrementa el ritmo de pérdida de peso.
 Sistema inmunitario y antienvejecimiento:
  • A medida que envejecemos, el sistema inmunitario se debilita y nos hace más vulnerables a infecciones y enfermedades como cáncer y otros estados degenerativos. En una serie de estudios, se demostró que la CoQ10 recupera la capacidad para producir anticuerpos (en concreto IgG), por lo que se fortalece el sistema inmune. 
  • De hecho, la competitividad del sistema inmune es directamente proporcional a la presencia de Q10 en nuestro organismo.
  • Por un lado, como antioxidante que es, la Q10 protege a las células contra los radicales libres. Por el otro, actúa como un agente inmunoestimulante que activa la función de los macrófagos. Esto quiere decir que la Q10 estimula la efectividad del sistema inmune pero no porque genere la producción de un mayor número de células sino porque las dota de más energía. Si los niveles de esta enzima decrecen, también lo hace nuestra salud en general. 
 Longevidad:
  • Varios estudios han demostrado que dosis bajas de coenzima Q10 reducen la oxidación y las rupturas de la doble hélice del ADN. Una combinación de dieta rica en ácidos grasos poli-insaturados y suplementos de CoQ10 conduce a una vida útil más larga en las ratas.
  • Evita la hipoxia tisular.
  • Debido a su capacidad para evitar la oxidación de las grasas, previene la formación del tejido adiposo pardo (lipofucsina), que se reconoce en las manchas oscuras de la piel de las personas mayores. 
 Evita la oxidación del colesterol:
  • Las personas con niveles de colesterol altos tienen un ratio inferior en un 43% de CoQ10 con respecto al colesterol LDL o lipoproteínas de baja densidad, partículas que aparecen en la sangre para transportar colesterol a través del cuerpo. Este ratio CoQ10 es importante por que refleja la tendencia de oxidación del colesterol. Cuanto más colesterol se oxida, mayor es la oportunidad de que se deposite en las paredes arteriales. La CoQ10 es un importante antioxidante que se disuelve en la grasa, lo que significa que protege las sustancias solubles en grasa como el colesterol contra la oxidación.
 Trastornos mitocondriales:
  • La administración de suplementos de coenzima Q10 constituye un tratamiento para algunos trastornos mitocondriales raros y muy graves, y también para otros trastornos metabólicos donde los pacientes no son capaces de producir suficiente CoQ10. En estos casos la coenzima Q10 es prescrita por un médico.
 Dolores de cabeza tipo migraña:
  • La ingesta de suplementos de CoQ10 tiene un efecto beneficioso sobre el estado de algunos enfermos que padecen migrañas. Hasta la fecha, se han realizado tres estudios, de los cuales dos eran pequeños (las dosis beneficiosas fueron de 150 a 300 mg/día).
 Cáncer:
  • La CoQ10 también está siendo investigada como tratamiento para el cáncer, y como apoyo en los efectos secundarios que provoca esta enfermedad.
 Salud cerebral y enfermedades neurodegenerativas:
  • Estudios recientes han demostrado que las propiedades antioxidantes de la Coenzima Q10 benefician al cuerpo y al cerebro en modelos animales. Algunos de estos estudios indican que la CoQ10 protege al cerebro de enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson, aunque no alivia los síntomas. La dosis recomendada es de 300 mg/día.
 Arritmias cardíacas:
  • Otro estudio reciente muestra un beneficio para la supervivencia después de un paro cardíaco si se administra CoQ10 además de un enfriamiento activo (a 32-34 grados Celsius).
 Presión arterial:
  • Hay varios informes sobre el efecto de la CoQ10 en la presión arterial. Una investigación reciente llegó a la conclusión de que, en pacientes hipertensos, la CoQ10 tiene un potencial para bajar la presión arterial sistólica de hasta 17 mm Hg y la presión arterial diastólica de hasta 10 mm Hg sin efectos secundarios importantes.
 Deficiencias en atletas:
  • El CoQ10 se concentra en las mitocondrias, los orgánulos de la célula responsables de generar casi toda la energía usada por el organismo. Cuando baja el CoQ, los órganos del cuerpo, especialmente el corazón, no pueden responder por completo a las demandas energéticas. Y este problema se agrava si las demandas de energía se ven incrementadas por el ejercicio. Los atletas empiezan a notar la aparición de una fatiga inusual que no desaparece con el descanso 
 Otras propiedades y aplicaciones: 
  • La CoQ10 podría resultar un nutriente muy importante en enfermedades tan diversas como alergias, distrofias musculares, diabetes mellitus, enfermedades periodontales y úlcera gástrica.
Su déficit puede provocar
Aunque no es ni vitamina, ni mineral, ni aminoácidos se la ha descrito como una sustancia que posee propiedades propias de una vitamina, incluso algunos expertos en nutrición la denominan “la vitamina 10” ya que se trata de un nutriente que el organismo necesita para alimentar las células y poder operar en un nivel óptimo. Bajos niveles de CoEnzima Q 10 pueden provocar presión arterial alta, ataques al corazón, angina de pecho, depresión del sistema inmunológico, enfermedad periodontal, falta de energía, obesidad, entre otros. 
 
Alimentos ricos en Coenzima Q10
La CoQ10 se encuentra en el tejido del corazón de la caballa y el arenque frescos, en concentraciones de 105-148 μg/g. En el "tejido blanco y rojo" de la caballa fresca en concentraciones de 67 y 15 μg/g, respectivamente. En el tejido de arenque fresco se encuentra en una cantidad de 15-24 μg/g. Al freír los alimentos se reduce el contenido CoQ10 en un 14-32%. La capacidad de sintetizar la Coenzima Q10 disminuye con la edad.
 
En la siguiente tabla figura el contenido de CoQ10 en alimento que la contienen:
ALIMENTO
PORCIÓN DE ALIMENTO (gr)
CANTIDAD DE CoQ10 EN PORCIÓN (mg)
Corazón de cerdo
120
19 mg
Aceite de soja
100
8'2 mg
Aceite de canola
100
7'3 mg
Aceite de cacahuete
100
5'2 mg
Muslo de pollo
120
1'4 mg
Corazón de vaca
120
4'6 mg
Aceite de sésamo
100
3'2 mg
 
Propiedades y usos poco conocidos de la Coenzima Q10
  • Puede aumentar la resistencia al aumentar la capacidad aeróbica y los niveles de energía corporal.
  • Estudios demuestran que mejora las funciones reproductivas y la motilidad del esperma.
  • Puede obstaculizar el deterioro de las encías.
  • Es utilizada para tratar trastornos hereditarios o adquiridos que limitan la producción de energía en las células.
  • Es beneficiosa para tratar enfermedades del corazón e insuficiencia cardíaca congestiva (ICC).
  • Disminuye el riesgo de padecer problemas adicionales de corazón en personas que han sufrido un ataque cardíaco (infarto del miocardio).
  • Ayuda a mejorar los síntomas de la enfermedad de Huntington (enfermedad neurológica genética poco común).
  • Previene complicaciones de los vasos sanguíneos producidas por una cirugía de bypass (desviación coronaria).
  • Disminuye la presión arterial. La coenzima Q10 podría ayudar a disminuir las dosis de medicamentos utilizados para regular la tensión. Cualquier ajuste de la dosis de estos medicamentos debe ser realizado por su médico.
  • Ayuda a reducir la hipertensión sistólica aislada.
  • Previene los dolores de cabeza.
  • Ayuda a tratar los síntomas de la Enfermedad de Parkinson. Investigaciones demuestran que los suplementos de coenzima Q-10 podrían retardar el deterioro de personas con principios de enfermedad de Parkinson.
  • Fortalece el sistema inmunológico de personas con SIDA (forma parte del protocolo de 14 días de la Dra. Clark).
  • Es utilizada en casos de distrofia muscular (enfermedad hereditaria que involucra la pérdida muscular).
 
Protocolos de la Terapia Clark que la incluyen
 
Observaciones
  • No se conocen los efectos secundarios del uso de la coenzima Q10 durante el embarazo y la lactancia.
  • Podría disminuir el nivel de presión arterial, por lo que si este es bajo, se debe controlar su consumo.
  • Deje de tomar coenzima Q10 por lo menos 2 semanas antes de someterse a una intervención quirúrjica.
  • La coenzima Q10 puede disminuir la eficacia de la warfarina (Coumadin).
Envase de Coenzima Q10 farmacéutica.
Envase de 51 cápsulas de 400 mg.
 
 
Referencias y bibliografía:
1 Berman M, Erman A, Ben Gal T, et al. Coenzyme Q10 in patients with end-stage heart failure awaiting cardiac transplantation: a randomized, placebo-controlled study. Clin.Cardiol. 2004;27(5):295-299. Consultar artículo
2 Burke BE, Neuenschwander R, Olson RD. Randomized, double-blind, placebo-controlled trial of coenzyme Q10 in isolated systolic hypertension. South Med J 2001;94(11):1112-1117. Consultar artículo
3 Folkers K, Simonsen R. Two successful double-blind trials with coenzyme Q10 (vitamin Q10) on muscular dystrophies and neurogenic atrophies. Biochim.Biophys.Acta 5-24-1995;1271(1):281-286. Consultar artículo
4 Gutzmann H, Hadler D. Sustained efficacy and safety of idebenone in the treatment of Alzheimer's disease: update on a 2-year double-blind multicentre study. J Neural Transm.Suppl 1998;54:301-310. Consultar artículo
5 Hodgson JM, Watts GF, Playford DA, et al. Coenzyme Q(10) improves blood pressure and glycaemic control: a controlled trial in subjects with type 2 diabetes. Eur J Clin Nutr 2002;56(11):1137-1142. Consultar artículo
6 Langsjoen H, Langsjoen P, Langsjoen P, et al. Usefulness of coenzyme Q10 in clinical cardiology: a long-term study. Mol.Aspects Med 1994;15 Suppl:s165-s175. Consultar artículo
7 Lockwood K, Moesgaard S, Yamamoto T, et al. Progress on therapy of breast cancer with vitamin Q10 and the regression of metastases. Biochem Biophys.Res Commun. 7-6-1995;212(1):172-177. Consultar artículo
8 Miyake Y, Shouzu A, Nishikawa M, et al. Effect of treatment with 3-hydroxy-3-methylglutaryl coenzyme A reductase inhibitors on serum coenzyme Q10 in diabetic patients. Arzneimittelforschung 1999;49(4):324-329. Consultar artículo
9 Morisco C, Trimarco B, Condorelli M. Effect of coenzyme Q10 therapy in patients with congestive heart failure: a long-term multicenter randomized study. Clin Investig. 1993;71(8 Suppl):S134-S136. Consultar artículo
10 Sacher HL, Sacher ML, Landau SW, et al. The clinical and hemodynamic effects of coenzyme Q10 in congestive cardiomyopathy. Am J Ther 1997;4(2-3):66-72. Consultar artículo
11 Sander S, Coleman CI, Patel AA, et al. The impact of coenzyme Q10 on systolic function in patients with chronic heart failure. J Card Fail. 2006 Aug;12(6):464-72. Consultar artículo
12 Sandor PS, Di Clemente L, Coppola G, et al. Efficacy of coenzyme Q10 in migraine prophylaxis: a randomized controlled trial. Neurology 2-22-2005;64(4):713-715. Consultar artículo
13 Shults CW, Oakes D, Kieburtz K, et al. Effects of coenzyme Q10 in early Parkinson disease: evidence of slowing of the functional decline. Arch.Neurol. 2002;59(10):1541-1550. Consultar artículo
14 Singh RB, Wander GS, Rastogi A, et al. Randomized, double-blind placebo-controlled trial of coenzyme Q10 in patients with acute myocardial infarction. Cardiovasc.Drugs Ther. 1998;12(4):347-353. Consultar artículo
15 Soja AM, Mortensen SA. [Treatment of chronic cardiac insufficiency with coenzyme Q10, results of meta-analysis in controlled clinical trials]. Ugeskr.Laeger 12-1-1997;159(49):7302-7308. Consultar artículo