Epilepsia

La Dra. Clark siempre detecta larvas de Ascaris en el cerebro de los epilépticos. Estas larvas, probablemente, llegaron allí por accidente ya que su ubicación habitual se encuentra en los intestinos o pulmones. El Ascaris es un parásito huésped que alberga bacterias y virus como el Bacteroides Fragilis y el Coxsackie B1 y B4. La larvas de Ascaris bloquean la producción en el cerebro del neurotransmisor GABA –Ácido Gamm Aminobutírico– durante los ataques epilépticos. Además de estos inquilinos también se encuentran invariablemente metales pesados, principalmente mercurio y plomo. Tanto el plomo como el mercurio pueden ser transmitidos de madres a hijos (por ejemplo si la madre no ha retirado sus amalgamas metálicas antes del embarazo). Reemplácelas tan pronto como sea posible pero nunca durante el embarazo ya que la cantidad de metal que absorbería sería aún mayor. La Dra. Clark relaciona el plomo y el mercurio con el Autismo. Unos valores de AST y de ALT (transaminasas) mayores de 40 en los análisis de sangre indican la presencia de plomo en el hígado y la médula ósea. Un nivel menor de 5 en los leucocitos (glóbulos blancos) indica la presencia de plomo en la médula ósea y glóbulos blancos. Consulte aquí nuestros rangos de laboratorio.
 
En la Epilepsia también intervienen otras sustancias como el vanadio (en fugas de gas de tuberías, combustible diésel, calentadores, etc.), PVC, titanio, circonio, amianto y los solventes xileno y el tolueno. El agua de suministro público contiene unos 20 metales pesados distintos, nada comparado con los que contiene un inocuo chupa-chups (¡hasta 40!). En el cuerpo, el mercurio provoca cambios de personalidad, falta de coordinación muscular, temblores, pérdida de memoria, disfunción renal y afecta al desarrollo neuroconductal de los niños causando Hiperactividad y Déficit de Atención.
 
Otros desencadenantes químicos son el GMS (Glutamato Monosódico), el cual resulta tóxico para el cerebro y puede hallarse en alimentos preparados, pastillas para el caldo ('y tú ¿cueces o enriqueces?') y comida de los restaurantes chinos, entre otros, así como el BHT (Bishidroxitolueno) y el BHA (Bishidroxianisol), que son aditivos que aplican en los envases y así el fabricante puede declarar que el alimento se encuentra libre de conservantes. El desencadenante más importante, sin embargo, es una sustancia natural llamada Malvín o Malvina, el pigmento natural de tomates (no cherrys o Roma), uvas, fresas y ciruelas. El paciente deberá evitar toda fuente de esta sustancia (aparentemente los huevos y yogur también la contienen). Finalmente, existe dos hongos, el Ergot y el Claviceps Purpurea que puede inducir ataques epilépticos por sí solo. El Claviceps Purpurea parasita el centeno y otros cereales y produce varios alcaloides psicodélicos como la ergotamina, ergoristina, ergocriptina y ergometrina. El Ergot se encuentra en cereales para el desayuno tipo Corn Flakes (especialmente en el centeno pero también en el trigo, avena y cebada). Este hongo produce ácido lisérgico (un alcaloide alucinógeno del que deriva el LSD).
 
PROTOCOLOS RECOMENDADOS
  1. Limpieza Intestinal + Zapper 
  2. Desparasitación Herbal 
  3. Limpieza de riñón 
  4. Ácido Tióctico para eliminar metales pesados o programa de quelación 
  5. Desparasitación de Ascaris y Tenia 
  6. Limpiezas de hígado 
OTRAS MEDIDAS
  • Dieta Hipotóxica. Consultar Tabla de alimentos con alérgenos fenólicos, busque Malvina.
  • El protocolo de la Dra. Clark para la epilepsia incluye el zapeo mediante platos tanto del cerebro como del neurotransmisor GABA a fin de estimular su producción.
  • Conviene que un testador experimentado lleve a cabo un seguimiento personalizado de las medidas que se adopten. Las gotas homeográficas requieren personalización.